3 jul. 2010

Toy Story 3: Mercadotecnia, Déjà vus y lagrima fácil.

Antes de iniciar, estoy de acuerdo en que cada quien tiene su opinión y que cada quien está en libertad de identificarse con alguna película, así lo dije en el caso de Hachiko y lo reitero aquí. A continuación presento mi opinión con respecto a Toy Story 3, es totalmente mi opinión y la escribo ya que me la pidieron, no busco cambiarle a nadie la impresión que esta película le haya generado.

Bien, ya que he dado esa explicación, empecemos con mi opinión acerca de Toy Story 3. Di esa presentación/advertencia ya que sé que estoy por hablar mal acerca de lo que podría considerarse como una "vaca sagrada", ya que en todos lados, dentro y fuera del internet, no he parado de escuchar que esta película es "la mejor de las 3", "la película del año" y que es "increíblemente emotiva". Desde el inicio yo ya sabía que todos estos comentarios por muy bien intencionados que fuesen traían una fuerte carga de fanatismo hacia una compañía que está exageradamente sobrevaluada. Ahora, si es la primera vez que alguien lee mi opinión con respecto a algún proyecto de Pixar, debo aclarar que no es un "querer llevar la contraria para hacerme el interesante" o que es mero odio sin justificar, ni siquiera es odio, pero soy del la opinión de que no todo lo que saca Pixar es bueno. Para mi Pixar no es sello de garantía.

Tan mi opinión no es de "llevémosle al resto de la población la contraria" que he aceptado las ocasiones en las que una cinta de este estudio me ha agradado, particularmente el año pasado con Up, la cual es una de las mejores películas que he visto y la cual todavia considero excelente. De igual modo, platico mi sentir acerca del resto de las películas en mi post de Wall-E, tanto de las otras 2 que me agradan bastante -Ratatouille y The Incredibles- como de las demás. Es por eso mismo que, ante la insistencia de varias personas, decidí darle una oportunidad a Toy Story 3 y, carajo, el resultado no fue positivo.

Mi queja inicial con estas películas sin duda llega a ser cómo las ha sobrevaluado la gente, además de lo quemados que están los personajes al tener cierta vigencia durante todos estos años no por nostalgia o porque realmente son tan memorables, sino porque los han explotado en cuanto pedazo de mercancía se les ha ocurrido. Las variantes que existen de Woody y Buzz le hacen la competencia a Max Steel o a los Batman que salen con cada cinta. Nunca llegué a conectar con Toy Story 1 y 2, en parte porque aplican de un modo descarado lo que alguna vez mencionó Bob Gale -Productor de la trilogía Back to the Future-, que la audiencia "siempre quiere la misma película... pero diferente". Yo lo único que veo en ellas es: Personaje se pierde, los otros lo buscan, metemos la conocida fórmula de los "Aaaaah, oooooh, chiquitoooooo, cosiiiii, mi vidoooooooooooooo" que tanto le encanta a la gente, juguetes que son más anuncio que un cameo y la constante de que los juguetes sienten. ¿Qué ví en esta tercera parte? Exactamente lo mismo que en las otras 2.

La película inicia colgándose totalmente en la nostalgia, vemos a Andy jugando con los personajes y cómo en su mente se iba creando sus propias historias a pesar de que los juguetes no tuviesen que ver entre sí. Si, ya sé, muchos ahora mismo deben estar diciendo "¿qué acaso tu no hacías lo mismo?" o "si no lo hacías, entonces no tuviste infancia", pero creo que este es un tema que ya se había visto en las otras 2, si, la escena busca que conectemos para hacer el recorrido junto con los personajes, pero para mí sencillamente no resultó.
De nueva cuenta estamos ante un montón de juguetes que disfrazan el egoísmo con la lealtad. Las veces anteriores fueron quejas de "ah, me cambió por otro juguete" o "me abandonó" y ahora el encabronamiento es porque su dueño ya creció y ellos no quieren dejar de ser útiles. Aquí es donde caigo en cuenta que, de cagarme un personaje de la trilogía, este sería Woody. Una buena parte de los desmadres que se generan siempre son porque se pone de mamón ya sea o porque se siente desplazado o porque cree que siempre debe estar al lado de su dueño y sí, Andy le tiene mucho aprecio, pero ni a madrazos haría todo lo que Woody espera de él. De haber terminado en el cuarto de la universidad, estaría viviendo prácticamente el mismo destino que le esperaba a manos del coleccionista de la segunda película, lo cual lo llevaría a abandonar a Andy y buscar el camino de vuelta a su vieja casa o la de Bonnie, dependiendo el caso.

Afortunadamente el ataque de los gags melosos no es tan bastardo como esperaba -aunque igual algunos ni los noté gracias a que no ví la película en un cine-, pero llegan a darse con total descaro, particularmente en la guardería. Se supone que la belleza de Pixar es "sacar películas que le agraden a los niños, pero que también tengan mensajes para los adultos", pero de nueva cuenta aquí es donde veo que el alias que le doy a esta película es acertado: Catálogo de Mattel Parte 3". Ya hablando de eso, vamos a la aparición de un par de personajes que son parte de las "novedades": Ken y Barbie. Michael Keaton interpreta al personaje de un modo bastante cagado, un amigo me dijo que la crítica a Barbie y Ken era "bastante fuerte", pero no coincido con él. Ponen a Ken como gay de closet y creo que eso es algo que ya se sabía tanto como en el caso de Ricky Martin, en ningún momento entran a terrenos peligrosos y si, es bastante cagada la reacción del gusano al pensar que ve a Ken vestido de astronauta y con tacones. Crítica fuerte sería hacer algo similar a lo que mencionan en los Simpson con la Stacy Malibu, aceptar que solamente venden un estereotipo sexista y caduco.

Siguiendo con la muestra de que es lo mismo que en las otras 2 solo que en diferente órden, uno de los momentos en los cuales se nota el total valemadrismo de Pixar y el "lo que le demos a la gente lo amarán sin cuestionarse nada" es que Buzz vuelva a su estado de "Space Ranger". Carajo... qué pinche original... hasta los propios personajes aceptan que es una pendejada. Teniendo otras opciones por las cuales irse para explotar al personaje y se regresan a lo que ya se ha visto. Hasta hubiese aceptado que en una parte le consiguieran pilas nuevas o algo, porque dudo que en todo ese tiempo a Andy se le haya ocurrido reemplazarlas. Para esta tercera parte decidieron irse por la segura y aplicar todo lo que les había funcionado en las anteriores, no se atreven a correr riesgos como en cintas pasadas como con Wall-E, donde la mitad de la película prácticamente carece de diálogos o con Up, donde el protagonista es un anciano malhumorado.

Ahora, vamos con el final, con esos 20 minutos con los que todos me decían que tendría "un nudo en la garganta" y que no podría contenerme ante "tanta tristeza". Para empezar, el villano Lotso se siente como una fusión entre Stinky Pete y hacia lo que iba a convertirse Woody en la primera. Es tan memorable como Whiplash en Iron Man 2. El momento en el que están por caer en la caldera y morir quemados tiene cierta emoción, lo acepto, ver que se toman de las manos y deciden encarar lo inevitable es una buena escena... hasta que sale la solución sacada del calzón y todo sale bien. La trama se resuelve con 2 Deus Ex Machinas: los marcianos con la garra y la nota para Andy. La nota es algo que realmente me genera mucho ruido, ya que realmente es algo que aparece de golpe y Andy no se cuestiona en lo absoluto. ¿Qué no conoce la letra de su madre? Lleva un ratote en su cuarto acomodando todo, ¿qué no se dio cuenta que apareció de la nada? Y así de puras bolas le lleva los juguetes a Bonnie. Aquí es donde no entiendo en absoluto por qué la gente que me ha hablado de ella dice que el final es "muy triste". Le entrega sus juguetes a una niña la cual sin duda los va a disfrutar y la cual, cuando crezca, seguramente los llevará al nuevo Sunnyside, donde seguirán jugando con ellos. Dejarlos en el ático... eso si hubiese sido algo deprimente. A Andy le cuesta trabajo regalar a Woody, pero no sé, creo que todo el mensaje de "dejar ir y seguir adelante" se presenta con mayor fuerza y efectividad en Up, aquí no lo siento tan emotivo, el juguete no es ni destruido ni regalado a un desconocido y termina en un buen hogar con sus amigos.

Toy Story 3 es la misma fórmula una vez más, enfocado a la audiencia general que nunca cuestionará nada que haga Pixar ni le pedirá cosas innovadoras a pesar de que ellos si lleguen a darlas. Personalmente me sigo quedando con las 3 cintas que me han gustado de ellos y mantendré mi idea de que esta película es un comercial de hora y media para salir del cine, correr al montón de anaqueles atascados de figuras y comprar a Buzz, Woody y sus nuevos amigos.

PD: El cameo de Totoro se agradece bastante, eso sí.

2 comentarios:

Jack dijo...

A que... bueno, epieso por decir... "tienens toda la razón! y no difiero, solo que tengo un punto de vista diferente, tal vez porque yo no soy de los que compra las cosas que ve en una película y no me fijo en esos detalles; soy de los que pasa directamente al significado... y aviso, soy un mugre sentimental.

El valor simbólico que tiene "toy Story" como el primer largometraje animado totalmente por computadora (ademas de no ser un mugre musical) hace que tenga a Toy Story 1 en un pedestal bastante alto, fué un gran avance que abrió muchas puertas... eso sí, se vendieron como nunca los señores cara de papa.

Si lees la nota que tengo en mi blog lo primero que dirás será algo como "otro del montón" (no necesariamente con esas palabras), ya que me fui directo a la carga emocional que significa el dejar las cosas atrás... tal vez se debe a que yo cuidaba exageradamente mis juguetes y me costó mucho dejarlos atrás... también "fragmentos dolorosos" de mi vida pasaron por mi mente.. todo esto sumado a que estoy entrado "a otra etapa de mi vida" se juntaron y yo no vi otra cosa mas que la parte positiva del arwende.

Pero ante todo acepto que no es nada nuevo... la película es simplemente lo que esperaba (y creo que también es lo que esperabas).

The Walrus dijo...

Que onda, estoy leyendo tu reseña y no siento que sea más del montón, sino que las circunstancias se juntaron para que impactase de ese modo. Le das buena calificación pero va más por la identificación que tuviste y no como lo aplica medio mundo, de "Es Pixar, por lo tanto es oro puro". Si, en cuanto a animación nunca me quejo, Pixar no para de superarse, su evolución ha sido increíble.

La verdad me la esperaba muuuucho peor, mucho más descarada, debo decir.