13 abr. 2010

The Imaginarium of Doctor Parnassus: Lo importante es la historia.

Este post estuvo por salir a finales de enero cuando vi esta película en un R5, pero creí que lo mejor sería esperar a verla en un DVDRip o, si es que se llegaba a dar el caso, en cines. Afortunadamente se estrenó en nuestro país -en pocas salas- y creo que valió mucho la pena la decisión de disfrutarla en la pantalla grande. La expectativa de Doctor Parnassus va más allá de las condiciones en las que se terminó, de qué tanto le faltaba a Heath por filmar y qué modificaciones se le había hecho al guión. A pesar de la tragedia que por la que atravesó el equipo de producción y que Gilliam pudo haber tomado como una maldición -recordando lo que ocurrió con su cinta de Don Quijote-, el producto final logra mantenerse enfocado a darnos una serie de mensajes bastante profundos.

Creo que lo más sencillo y lo que la mayoría debería captar de Doctor Parnassus es la importancia que tienen las historias para los seres humanos. Es muy probable que Terry Gilliam se haya visto reflejado en Parnassus al mostrar que la gente ha perdido su capacidad de asombro y su gusto por escuchar algo que les deje un aprendizaje y no estamos hablando acerca de una película u obra de teatro, sino de la vida en general. Tal y como nos lo muestran desde el inicio, hay elementos y personas que nos invitan a ver más allá y maravillarnos de lo que existe a nuestro alrededor, verlo a detalle, pero la mayoría permanecen enfrascados en sus vicios y vanalidades, dejando pasar grandes oportunidades. En el aspecto cinematográfico ocurre igual, ya que la audiencia actual se ha ido enfocando más y más a películas que no les exigan nada, desean las mismas historias una y otra vez y entre más ruidoso y visualmente cargado sea el producto, mejor.

Es posible que muchos hayan visto esta película pensando que la historia se centraría en Heath Ledger, pero como el título indica, esta película es acerca del Doctor Parnassus y su lucha interna. Mr. Nick llega a su templo con el puro gusto de poner en duda su fe, queriendo demostrar que posiblemente han estado encerrados durante años sin analizar qué es lo que realmente estaban haciendo y, si bien no se quebrantaron sus creencias, Mr. Nick logra mostarle a Parnassus su nivel de ser. Vencido por las ilusiones y placeres, vemos a Parnassus con la madre de Valentina en una especie de paraíso, mientras que Nick se encarga de recordárle que si realmente ve en su interior, notará que el camino que eligió lo ha alejado de la deseada iluminación. Mientras se divierte apostando con Parnassus, Mr. Nick se encarga de que el Doctor se vaya conociendo cada vez más y que logre el equilibrio a través del cual pueda convencer a las personas de elegir el crecimiento espiritual en lugar de los placeres carnales, tal y como le ocurrió a él. No me gusta mucho la comparación, pero Percy funciona como una especie de Pepe Grillo, ya que su objetivo es mantener a Parnassus enfocado a su desarrollo interno y no dejarse llevar por el placer que le llegue a generar ganarle al Diablo.

Ahora, se que es obligado platicar acerca los elementos que hay detrás de Tony, el personaje que interpretó Heath Ledger y que completaron Johnny Depp, Jude Law y Colin Farrell. Todos sabemos qué fue lo que ocurrió que fuí comentando en este blog qué decisiones se iban tomando para que esta cinta viese la luz, pero vale la pena complementar con algunas cosas que se aprecian en el producto final. Gilliam comentó que hubo cierta conexión entre las actuaciones de Heath y Johnny. Cuando está por entrar la primera vez al imaginario, Heath empezó a actuar de cierto modo que entre cada tom Gilliam se le acercó y dijo "ya noté que andas haciendo, estás canalizando a Johnny Depp". Fue en parte por esto que Johnny Depp es la primera encarnación de Tony a través del espejo, quien además terminó de crear la conexión cuando sugirió agregar a su diálogo "No le disparen al mensajero", frase la cual fue improvisada por Heath en otra parte de la película y que de hecho fue la última que grabó.
Otro aspecto bastante curioso que llegué a leer hace tiempo es que en The Dark Knight dejamos a su personaje colgado de una pierna y al inicio de esta se nos anuncia la aparición de Tony con la carta de El Colgado, quien está sujeto de una de sus piernas. Pienso que los cambios que se le hicieron al guión fueron bastante buenos como para justificar la ausencia de Heath, ya que los cambios físicos por los que pasa Tony son lo que realmente mostraría en el Imaginario. Su personaje es totalmente manipulador y dispuesto a hacer lo que sea para sacar ventaja. En su primera tranformación no muestra mucho cambio, pero sabe aprovecharlo y le convence a la mujer de tomar el camino a favor de Parnassus, en el siguiente cambio no le importa cambiar por completo, siempre y cuando sea como el tipo triunfador de las revistas, perder su esencia es lo de menos y finalmente acepta adaptarse a las ilusiones de Valentina para acostarse con ella y de paso finalmente vivir su sueño y ser reconocido por el mundo entero.
Hay comentarios con los que resulta inevitable pensar en la tragedia detrás de The Imaginarium de Doctor Parnassus, como en el momento del rescate de Tony, que Parnassus lo ve y suelta "Ya está muerto, déjenlo en paz" o cuando Johnny Depp encarna a Tony y explica que nada es permanente, ni siquiera la muerte. Lo que si es seguro es que se nota el esfuerzo que hubo detrás de todo para poder sacar adelante este proyecto y que la última actuación de Heath Ledger no se quedase enlatada. Solo nos queda agradecer que podemos disfrutarla.

Pues bien, todavía hay muchas cosas que comentar acerca de Doctor Parnassus, pero eso equivale a horas de conversación o bastantes cuartillas. De los puntos positivos que posee es que se presta a varias lecturas, yo recomiendo que la vean por el medio que sea -si todavía la alcanzan en cartelera, sería excelente- y descubran qué verían ustedes dentro del Imaginario.

No hay comentarios: