10 jun. 2017

Adam West ha fallecido y el mundo se ha vuelto más oscuro.

 
 Hoy despertamos con la terrible noticia de que Adam West había perdido la batalla contra la leucemia. Tenía 88 años de edad. La relación que la comunidad geek ha tenido con Adam West siempre ha sido muy particular. Creo que la mayoría pasamos por esa etapa en la cual despreciamos su interpretación de Batman en la serie de los años 60. Para nosotros, Batman no era un personaje colorido. Sin embargo, fue su serie con la que muchos tuvimos nuestro primer acercamiento al mundo de los comics. Conforme fue pasando el tiempo, empezamos a apreciar su trabajo. Un gran hombre que logró hacernos reir y llorar ya que logró ocupar un lugar muy importante en nuestras vidas.

 Una vez que terminó su serie, Adam West pasó muchos años bastante difíciles, en los que le era casi imposible encontrar trabajo. El estreno de la película de Tim Burton en 1989 sirvió para que fuese recordado una vez más. Lo interesante fue ver que, en los siguientes años, los niños que habían crecido viendo sus aventuras ahora tenían puestos importantes en diferentes medios. Era momento de rescatar a su héroe y decirle lo mucho que significaba para ellos. El primer gran homenaje en vida que tuvo fue el episodio de Batman: The Animated Series titulado Beware the Gray Ghost. Este episodio es una carta de amor a Adam West, donde el equipo detrás de la serie le agradece por su trabajo, a pesar de que Batman solamente le traía recuerdos muy amargos.

 A partir de ahí la carrera de West tuvo un resurgimiento, realizando principalmente trabajos como voice actor y narrador. Muchos lo ubican como el alcalde de Quahog en Family Guy, uno de los personajes que lo llevaron a participar en una gran cantidad de series animadas. Afortunadamente, tuvo la oportunidad de interpretar una vez más a Batman junto con Burt Ward en la película animada titulada Batman: Return of the Caped Crusaders

 Adam West ha partido, pero nos deja una enseñanza muy grande y excelentes trabajos. Nunca olvidaremos al Bright Knight.


ADAM WEST
1928 - 2017








3 jun. 2017

Wonder Woman: Recordándonos cómo se deben hacer las películas de superhéroes.


 Para muchos, el Universo Extendido de DC Comics ya estaba perdido. Batman v Superman y Suicide Squad lograron muy buenos resultados en taquilla, pero la crítica y muchos fans no han parado de despreciarlas. Los constantes rumores aseguraban que había una auténtica crisis dentro de sus oficinas y que incluso ya sabían que Wonder Woman era "un desastre más". A pesar de que Warner Bros. y Patty Jenkins hicieron varias declaraciones para desmentir los rumores, la desconfianza prevalecía. Esta es la mayor apuesta por parte de DC, entrando en un terreno el cual incluso Marvel ha evitado a toda costa. Para sorpresa de todos, Wonder Woman es una película que triunfa en diferentes niveles. Empecemos con los spoilers.

 Creo que Wonder Woman es uno de los personajes más difíciles de adaptar a la pantalla grande. Si, muchos recuerdan con cariño la serie estelarizada por Lynda Carter, pero es un material altamente influenciado por los eventos de aquellos años. Ahora, estamos en un mundo políticamente correcto. Un mundo en el cual todos buscan ofenderse a la menor provocación. Es casi imposible alcanzar el equilibrio. Con Wonder Woman había qué contar la historia de una mujer poderosa y amorosa sin caer en clichés. Patty Jenkins lo logra hacer a la perfección. Creo que el único otro director que hubiese sido capaz de alcanzar este balance es Jonathan Demme. Si, hay escenas en las que Wonder Woman se ve muy atractiva, pero en ningún momento la presenta como un objeto sexual. Si, hay comentarios en los que se critica a los hombres, pero los hacen con mucha clase. Incluso Diana y Steve enfrentan los estereotipos sexistas presentados en ambos bandos, superándolos con fundamentos. Al final vemos cómo triunfa la igualdad de género. Es aquí donde se puede dejar bien claro: Wonder Woman es una película Feminista, mientras que el remake de Ghostbusters es Feminazi. Una película basa su esencia en la esperanza y el amor, mientras que la otra se basa en el odio. 

 En estos tiempos donde las películas de Marvel reinan la taquilla con una fórmula cada vez más cansada, Wonder Woman es un regalo, volviendo a la manera en la que se deben hacer estas películas. Si, los eventos ocurren dentro del mismo universo que Man of Steel, Batman v Superman y Suicide Squad, pero esto no se vuelve una limitante. Nos cuentan una historia a detalle, sin desviarse en cosas que deban presentarse para conectar con las siguientes películas. La fotografía de Diana con su equipo aparece al inicio y al final de la película junto con una nota de Bruce Wayne. La conexión está presente, pero en ningún momento nos desvía de su historia. Nos dan una película rica en historia y efectos visuales. Si, al final del día todas las grandes producciones de Hollywood son negocio, pero eso no está peleado con ofrecerte una buena historia. A diferencia de la mayoría de las películas de la competencia, Wonder Woman no tiene fecha de caducidad y será fuente de inspiración para muchas personas en los años por venir.

 La interpretación de Gal Gadot como Wonder Woman/Diana Prince es un verdadero triunfo. Soy de aquellos que al inicio dudaron cuando fue elegida para ser la nueva Princesa de Themyscira, pero logró superar cualquier tipo de expectativa. En Batman v Superman lucía exactamente como el personaje, pero es en Wonder Woman donde la vemos ser el personaje. Esos 6 meses que estuvo preparándose para el papel se ven en la pantalla. Tal y como lo explicó, en BvS, Diana ya tiene décadas de experiencia, pero aquí teníamos que ver cuáles fueron sus inicios. Sus reacciones al llegar al mundo de los hombres son lógicas y totalmente creíbles. La vemos enfurecerse al ver cómo los altos mandos militares sacrifican vidas sin reproche alguno, pero también enternecerse al ver un bebé o sorprenderse al comer un helado por primera vez (esto último es referencia directa a su versión de New 52). 
 Uno de las mayores fortalezas de Wonder Woman es que tenemos un desarrollo del personaje muy bien armado. Son pocas las películas de comics en las cuales esto se realiza con cuidado y detalle. Diana llega a Londres con una manera de pensar muy pura en algunas cosas e ingenua en otras. Ella cree que siempre debemos ayudar a los demás aunque esto signifique alejarnos de nuestras metas personales, pero también cree que el mal puede ser erradicado por completo la vencer a un dios. Parte el corazón verla darse cuenta que el mal está presente en la humanidad sin necesidad de alguna influencia divina. Diana va madurando conforme avanza la historia, convirtiéndose finalmente en un símbolo de amor y esperanza para el mundo. Es un elemento que, hasta este momento, había estado ausente en este género.

 La cereza en este pastel son sus secuencias de acción, particularmente su primera aparición en el campo de batalla. Este fue el momento en el que terminó de ganarme. La vemos salir de las trincheras, confiando en que su entrenamiento le servirá para vencer a los enemigos, inspirando a su equipo para salir y pelear a su lado. Les da esperanza tanto a soldados como a refugiados. Es en la pelea dentro del pueblo que por fin me di cuenta de que Wonder Woman había llegado a la pantalla grande después de muchos años. Verla utilizar el lazo, los brazaletes y su fuerza es un auténtico deleite. Además tenemos ese extra en el cual Trevor y su equipo la ayudan adaptándose a sus técnicas de pelea. A todo esto le agregamos el excelente tema que le compuso Hanz Zimmer y resulta imposible que no se nos erize la piel.  


 Otro punto que debo comentar es la relación de Diana y Steve. Steve Trevor pudo haber sido un "típico macho presumido pero con corazón de oro" o incluso un "hombrezuelo en peligro", pero en su lugar nos lo presentan tal y como debe ser. Steve es un hombre que respeta y quiere a Diana. Nunca existe un momento en el cual la haga menos, pero no teme en expresarse cuando tienen opiniones distintas. Él sabe que ella no necesita que la cuiden, pero esto no evita que la proteja de los militares misóginos o en el campo de batalla. Su relación se desarrolla de manera natural. La escena en la que terminan en la habitación está muy bien lograda. Entendemos perfectamente que pasará con tan solo verlos besarse. No hay necesidad de mostrar nada más. Creo que ellos son el ejemplo perfecto de lo que deberían ser los llamados "relationship goals" (o "una relación así") que tanto hay en internet. Busquen ser como Steve y Diana, no como Harley y Joker. Para mi el momento clave es cuando Diana entra en crisis al ver que la aparente muerte de Ares no detuvo a los militares. Trevor se acerca a ella, intenta calmarla y le pide que lo acompañe. Trevor finalmente respeta su decisión y sigue con la misión. No se queda rogándole de rodillas o la obliga a acompañarlo. Ella pudo haber abordado y destruido el avión, pero él sabía que nadie más podía enfrentar a Ares, que esa era su misión. 

 Wonder Woman regresa a lo básico y nos da una de las mejores películas de superhéroes de la historia. Una película que toma una estructura conocida pero logra utilizarla de un modo diferente. DC ha vuelto de una manera impresionante y esperemos que se mantenga en este camino.