24 ene. 2012

La Segunda temporada de Sherlock: Excelente regreso y una teoría del final.


 Esto se lo debía a quienes leen el blog y también me lo debía a mi. Siempre estuve diciendo que pronto hablaría acerca de Sherlock, la versión de moderna de Sherlock Holmes que transmite la BBC. He visto la primera temporada en varias ocasiones y esperaba la continuación tanto como la segunda cinta de Guy Ritchie. Durante ese tiempo conocí el trabajo de Steven Moffat, uno de los creadores de la serie y el responsable actual de Doctor Who. Como lo comenté anteriormente en la reseña de Game of Shadows, esta versión de la historia llega a ser más fiel a las historias de Conan Doyle, a pesar de los cambios que se generan gracias a que se ubica en la actualidad. A continuación hablaré acerca de la segunda temporada, además de dar mi teoría acerca de los eventos al final de The Reichenbach Fall y un poco de la sexta temporada de Doctor Who, así que cuidado con los spoilers.

 A Scandal in Belgravia muestra la evolución obvia que tendría Sherlock Holmes en un mundo donde los medios de comunicación tienen un gran alcance. Eventualmente las hazañas de Sherlock tendrían que ser conocidas alrededor del mundo, más con Watson escribiendo acerca de los casos en su blog. Si bien Watson escribía y publicaba los casos, generando con esto clientes para Holmes y, desafortunadamente, la pérdida de privacidad para ambos, siendo figuras públicas. Este problema se ve al inicio de A Scandal in Belgravia, donde Holmes utiliza una de sus técnicas como en The Blind Banker, pero a esas alturas Irene Adler lo tiene bien identificado. Un detalle bastante efectivo es que incluyeron el sombrero de cazador en primer fotografía que aparece de Holmes en los medios. Holmes lo toma al azar antes de salir a la calle para intentar pasar desaprecibido, pero las personas creen que es parte básica de su indumentaria. Tal y como ha pasado durante tanto tiempo en la culltura popular, todos piensan que el sombrero de cazador es parte del look de Holmes, cuando en realidad nunca lo utilizó, fue un invento por parte del ilustrador Sidney Paget.
 Irene Adler, hablemos de este personaje tan importante en el universo de Sherlock Holmes. En las cintas de Guy Ritchie es interpretada por Rachel McAdams y realmente no brilla tanto como debiese. Si, es astuta, pero no llega a manejar un nivel intehectual equiparable al de Holmes. En Sherlock la interpreta Lara Pulver y, en esta versión, es una dominatrix. Puede que he resulte perverso y retorcido a algunos, pero tiene mucho sentido. Aquí vemos que Adler, al igual que Holmes, tiene la habilidad de leer a las personas, lo cual aprovecha para tener a las personas a su merced, más allá del negocio al que se dedica. Una mujer cuya mayor ventaja es el sexo contra un hombre al cual simplemente no le importan las relaciones. Un hombre el cual puede predecir de inmediato las intenciones de la gente encontrando a una mujer que realmente le interese intelectualmente. Su primer encuentro es perfecto, la química que tienen es inmediata y nunca llegan a ser obvios ni mucho menos cursis. Así como se utiliza la comparación de "El Moriarty para mi Holmes", creo que definitivamente es valido decir el "La Irene Adler para mi Sherlock Holmes" al referirse a la pareja ideal.
 El segundo episodio está basado en The Hounds of the Baskervilles, basado en The Hound of the Baskervilles, la historia con mayor número de adaptaciones. De cierto modo, este es el capítulo más flojo de la temporada. Llega a ser un episodio de transición, sin tener puntos fuertes que vayan a afectar considerablemente la trama. Cabe destacar que modificaron la solución de 7% de cocaína que Holmes regularmente se inyectaba a falta de algún caso por resolver, aquí es adicción al tabaco. También vale la pena mencionar los efectos que el alucinógeno provoca en ha mente de Holmes, llenándolo `e duda y haciéndolo ver que realmente le tiene cierto temor a Moriarty.

  Ahora, pasando al tercer y último episodio de la tercera temporada. The Reichenbach Fall. Qué episodio tan encabronadamente bueno. Reafirmo que la versión cinematográfica y la versión televisiva son diferentes y cada una ofrece algo, pero carajo, el enfrentamiento final aquí entre Moriarty y Holmes es impactante, haciendo palidecer el que aparece en A Game of Shadows. Aquí James Moriarty logra utilizar la fama de Holmes para destruirlo, haciendo dudar a las personas cercanas a él como Lestrade y Watson. Su encuentro después del juicio en Baker Street, ese tipo de escenas son excelentes. En la versión de Ritchie quedó bastante bien y aquí el resultado fue impactante. Muchos quizás lo comparen con la interacción entre Batman y el Joker en The Dark Knight, ya que aquí Moriarty se muestra ante el mundo como la respuesta a Holmes. Moriarty utiliza los medios para que pierda todo el reconocimiento que fue ganando a pesar de no quererlo. A Sherlock nunca le agradó ganar popularidad y sabía que el precio a pagar sería demasiado grande.
 Esta es la parte en la que hablo acerca del final del episodio y de la teoría que tengo con respecto a cómo es que Sherlock logró sobrevivir a la caída. Al igual que en The Final Problem, la historia en la que está basado el capítulo, Holmes sabe que no tiene mayor opción mas que enfrentarse cara a cara con Moriarty y vencerlo aún a costa de su propia vida. En la historia logra que Watson se distraiga y vaya a atender a un enfermo, aquí le hace creer que la señora Hudson fue herida, mostrando de paso una supuesta indiferencia para que así Watson se mantenga alejado en un arranque de enojo. Parece ser que a Moffat le gustó últimamente poner a sus protagonistas falsificando sus muertes.En la sexta temporada vemos cómo el Doctor se las ingenia para hacerle creer a sus amigos que fue asesinado. Aquí tenemos a Sherlock en una situación muy parecida con Watson. En The Final Problem, Holmes se da cuenta que no tiene más opción que sacrificarse con tal de deshacerse de Moriarty y hacer que sus seguidores se retiren. En el último episodio, Holmes ve que no le quedará más opción que morir, pero al parecer tiene un plan.

 ¿Cómo es que sobrevivió a la caída? He aquí mi teoría: Sherlock le pidió ayuda a Molly, chica que trabaja en la morgue. Ella está todo el tiempo en el Hospital de St. Bartholomew, así que ella podía preparar todo para hacerle creer a la gente que en verdad Sherlock Holmes está muerto. Ella puede encargarse de preparar un cuerpo, así como falsificar las pruebas de ADN. En cuanto a la apariencia de Holmes, no sabemos cómo es que Moriarty hizo para que la niña relacionara a Holmes con su secuestro. Holmes pudo haber utilizado algún tipo de máscara o método similar al de Moriarty en otro cuerpo. Otra opción sería que nunca vemos el rostro cuando el cuerpo cae al piso, nos tapa un camión. En el camión pudo haber estado un colchón o trampolín, de tal modo que Holmes cayera en él y después se moviera al piso. Holmes le pide a Moriarty unos minutos para "prepararse", haciendo que este se alejase de la cornisa. Este momenpo pudo haberle servido para preparar los últimos detalles. Los paramédicos que llegan de inmediato, además de los civiles que iban cruzando, bien pudieron ser parte de la red callejera que conoce Holmes. Ellos alejan de inmediato a Watson y probablemente uno de ellos es el que haya chocado contra Watson al momento del incidente.
8br />
 Desafortunadamente tendremos que esperar bastante para la siguiente temporada la cual ya ha sido confirmada. Martin Freeman está ocqpado haciendo The Hobbit y Benedict Cumberbatch será el villano en la secuela de Star Trek. Mientras tanto habrá que esperar más pistas por parte de Steven Moffat.



16 ene. 2012

The Rum Diary: Una despedida para el buen Hunter Thompson.


 Tomó bastante tiempo para que, The Rum Diary, novela escrita por el gran Hunter S. Thompson, tuviese una adaptación cinematográfica. Los trabajos de Hunter siempre han tenido problemas al momento de quererse hacer películas basados en ellos. Where the Buffalo Roam fue el primer intento, con Bill Murray como Raoul Duke y Peter Boyle como Carl Lazlo. Si bien la actuación de Murray es perfecta (se metió tanto en la vibra Gonzo que se tardó 10 años en quitársela), el guión dejó mucho que desear, quedando como un proyecto fallido el cual molestó a Thompson.
Pasaron los años y finalmente llegó Fear & Loathing in Las Vegas, la cual también pasó por una serie de problemas para poderse filmar. Parte de los conflictos con los escritores, directores y productores se pueden ver en el documental Breakfast with Hunter. Durante la pre-producción y producción de F&L, Depp se volvió muy amigo de Hunter, viviendo 3 meses en su casa, el famoso Owl Farm. Durante su estancia ahí, Depp supo de la existencia de The Rum Diary, una novela que Thompson escribió en los 60 y que nunca fue publicada. Para la fortuna de los fans del autor, la película de Fear & Loathing in Las Vegas generó interés en sus otros trabajos, por lo cual esto animó a Hunter Thompson a publicar dicha novela. De nueva cuenta se dieron muchos conflictos entre las productoras, se mencionó a Benicio del Toro, Nick Nolte y Josh Hartnett como parte del elenco, pero las cosas no avanzaban, lo que generó que Hunter enviase una carta a Holly Sorensen, productora ejecutiva de The Shooting Gallery. Desafortunadamente Hunter Thompson falleció en el 2005, pero Johnny Depp siguió presionando para que la cinta se hiciera y que los esfuerzos de su querido amigo no hubiesen sido en vano. Si no se detuvo para que Thompson tuviese el funeral que quería, tampoco para que se hiciera esta película.
 La película se filmó en el 2009 y tardó bastante en conseguir distribución. Estamos a inicios del 2012 y por fin he visto The Rum Diary. Al inicio tuve sentimientos encontrados, ya que Paul Kemp, el personaje que interpreta Depp, está en sus 20's, por lo cual no sabía qué tan efectivo pudiese ser, recordando mentadas de madre como ver a Russel Crowe interpretar a un "joven" Robin Hood. Afortunadamente Depp logra hacer bastante bien su trabajo. Todo fan de Hunter S. Thompson sabe bien que Bill Murray tiene razón, que la "actitud Gonzo" no es tan fácil de ser eliminada y que Depp siempre la ha tenido hasta cierto nivel desde F&L, pero aquí logra canalizar esa vibra y actuar tal y como debe de hacerlo.
En esta ocasión no está interpretando a Raoul Duke, sino a Paul Kemp. La vibra se mantiene, la manera de hablar de Hunter llega a tener sus momentos clave como cuando explica su visión acerca de los turistas estadounidenses o su opinión acerca de Richard Nixon. Este es un elemento que me hubiese gustado ver más durante la película ya que es una de las cosas por las cuales se distinguen las obras escritas por Hunter: Su manera de describir las cosas. Supongo que no utilizaron demasiado este elemento para que la cinta no se sintiera como un intento para copiar F&L.

 Las actuaciones son bastante buenas, Aaron Eckhart como Hal Sanderson realmente logra ser intimidante, Michael Rispoli como Bob Sala logra su objetivo y es buena compañía para el Kemp de Depp, Giovanni Ribisi como Moberg es un buen ejemplo de cómo interpretar a un enfermo mental sin exagerar y Amber Heard como Chenault logra tener química con Depp. Se manejaron muchos nombres durante la pre-producción, pero al final del día se tomaron buenas decisiones. El ritmo podrá parecerles lento a algunos, pero creo que logra mantener el interés de la audiencia. Me tocó ver la película en una sala casi llena y los comentarios al terminar fueron positivos. Si bien es diferente a F&L, creo que ésta es más accesible para el público en general. 
  The Rum Diary (en México le pusieron "Diario de un Seductor", que putada de nombre) es una buena opción para esta temporada en la cual muchos esperan las cintas con nominaciones y que sin duda les recordará a muchos que Johnny Depp no se limita a grandes producciones.

1 ene. 2012

Sherlock Holmes: A Game of Shadows. Una secuela justa.

  Empecemos el 2012 con el último estreno del 2011. La primera entrega de Sherlock Holmes me gustó tanto que semanas después compré todas las historias escritas por Sir Arthur Conan Doyle. Después de leerlas me di cuenta de 2 cosas: Que realmente Guy Ritchie respetó la fuente original más de lo que pensamos y que la primera entrega sufrió de la actitud mamona por parte de mucha gente, hablando como si realmente conocieran el universo de Holmes, cuando realmente solo tienen un poco de la información que forma parte de la cultura popular (información que ni siquiera es correcta). 
Hay quienes deseaban algo más serio y apegado a los libros y para ellos definitivamente se hizo la serie de la BBC, creada por Steven Moffat (y el cerebro actual detrás de Doctor Who). Sin embargo, creo que, siendo fan de la fuente original, ambas versiones valen mucho la pena, tomando la actitud de "cómo lo adaptaron" y "qué si logró trasladarse a la pantalla grande" en lugar de "¿Y la pipota?" (la cual nunca llegó a usar) o "Pero... ¿Por qué no dice "Elemental, mi querido Watson"?" (frase que nunca dice en los libros).

 Creo que la mayor fortaleza de A Game of Shadows reside en que es distinta a la primer cinta. Al inicio llega a sentirse algo floja, como si Ritchie -o Warner- quisieran explotar de golpe varios de los elementos que tanto gustaron en la primera parte, pero conforme avanza, va tomando forma, volviéndose algo totalmente distinto. Es probable que al estudio le haya dado miedo eso, dar un producto alejado al original, la secuencia inicial se hizo durante unos reshoots en septiembre, así que podría haber sido resultado de eso, de presión y miedo de Warner. Esto no significa que el resto de los elementos hayan sido perfectos, la cantidad de humor aumentó considerablemente y ahora todos los difraces que utiliza Holmes son con finalidades cómicas. En cuanto a los razonamientos de Holmes, ya son mucho más rápidos, durante la primera cinta nos fuimos acostumbrando y en esta ocasión vamos a la par con él. Posiblemente esto haya molestado a varios miembros de la audiencia, no poderle seguir la velocidad.

 Entre las cosas que definitivamente le debo reconocer a Guy Ritchie es que mantiene su palabra y demuestra que es fan de Sherlock Holmes desde su infancia, metiendo una buena cantidad de detalles que vienen de los libros, principalmente de The Final Problem (El Problema Final), donde Holmes tiene su enfrentamiento directo con Moriarty. El ambiente que posee esta historia en papel logra transmitirse a la pantalla grande, pasando por un filtro hollywodense, por llamarlo de algún modo. Dos secuencias transmiten esa tensión y la vibra "Holmes y Moriarty van a la par": El ataque en el tren y el escape en el bosque. Se da como un espectáculo visual mucho mayor a lo presentado en la historia de Conan Doyle, pero la vibra es exactamente esa. A eso se le suman los guiños y detalles provenientes de los libros. Holmes es un experto en los tipos de tabaco, identificándolos y resolviendo varios casos gracias a eso. El francotirador es parte esencial en la pelea contra Moriarty, el maniqui que aparece al inicio en la casa de Holmes junto a la ventana es para despistar al francotirador, quien en la historia original li vigila constantemente frente al 221-B de Baker Street. 

  Ahora, un elemento que era esencial para que la película fuera efectiva: James Moriarty. Los rumores empezaron de inmediato cuando se estrenó la primera parte. Muchos aseguraban que Brad Pitt sería en encargado para darle vida a Moriarty en esta versión. El papel terminó en manos de Jared Harris, a quien varios ubicamos por su participación en Fringe. ¿El resultado? Aquí es donde, para mi sorpresa, la versión de Ritchie logró superar a la de Moffat.
El personaje sale justo lo que tiene que salir, sin quedarse tanto tras bambalinas o aparecer más de lo debido. El personaje siempre se ha utilizado para referirse al némesis de alguien, justo como Lex Luthor o el Joker. Lo que poca gente sabe es que Moriarty realmente no aparece tanto en las historias de Conan Doyle como les han hecho creer. Aquí Ritchie logra utilizarlo de modo que mantiene su esencia y nos demuestra justo lo que es: Lo que hubiese ocurrido con Holmes de haberse convertido en criminal. Aquí se mantiene como una verdadera amenaza sin necesidad de caer en clichés, la escena de tortura con el gancho muestra su lado retorcido, mientras que en el encuentro final nos deja bien claro que es el rival ideal para Holmes. En El Problema Final, la pelea es al lado de las cascadas de Reichennach, culminando con ambos cayendo. Aquí la tensión que se va generando a la par del juego de ajedrez y la pelea se llega a visualizar (y de cierto modo nos dan gusto al dejarnos verla), pero Holmes ve que no queda más opción que sacrificarse, lanzándose hacia las mismas cascadas que en la historia original. Jared Harris es un excelente Moriarty. 
  El personaje nuevo que no brilló como debía es Mycoft Holmes. Stephen Fry es un excelente actor, pero simplemente no resultó interesante, en las historias de Doyle se sabe que Mycroft posee una inteligencia similar a la de Sherlock, pero es posible que no hayan explotado tanto esto para que la audiencia no sintiera junto con Moriarty que Sherlock no es tan especial, tan único. 

Sherlock Holmes: A Game of Shadows es una secuela bastante efectiva, con elementos que hicieron especial a la primera pero también con cosas nuevas por ofrecer. La serie de la BBC regresa el primero de enero, así que también hablaré acerca de ella tan pronto vea los nuevos episodios.