26 ago. 2012

The Expendables 2: Un viaje divertido (siempre y cuando sepas a lo que vas)

 Había olvidado comentar acerca de ésta película. No hay mucho que decir, pero no por algo negativo. Lean con toda confianza, mantuve esta reseña libre de spoilers. Sylvester Stallone sacó la primera parte en el 2010 y con ella buscaba juntar a la mayor cantidad de héroes de acción, tanto oldschool como nuevos. En ella se reuniría con viejos colegas, así como actores que de cierto modo están manteniendo su legado. El proyecto tenía buenas intenciones pero no acabó de formarse. La parte por la cual valía la pena verla lo quemaron en el trailer, viendo a Bruce Willis y a Arnold Schwarzenegger con Stallone en una iglesia. Van Damme se negó a participar al inicio, con la excusa de que "el personaje que le ofrecieron no tenía suficiente historia". Si, Van Damme... diciendo esa majadería. 

 El proyecto tuvo el suficiente éxito para hacer una secuela y afortunadamente fue en ella donde logró la película que tenía en mente desde el inicio. Por fin vemos a Schwarzenegger y a Willis en acción, tenemos a Chuck Norris y Van Damme obtuvo justo lo que quiso, además de aportar. El único que está fuera de lugar es Liam Hemsworth, si veo a Sly confundido en plena grabación preguntando "¿Cómo que este tipo no es Thor?". 

 The Expendables 2 finalmente hace uso de la carta blanca que Stallone y su equipo tienen desde la primera, cosa que no habían aprovechado. Como bien le dije a un amigo, la vez pasada bien podrían haber puesto una escena en la que Sly se ponía una cobra viva como cinturón y la audiencia no tendría ni una sola queja. En esta secuela se nota que aprendieron de sus errores y nos dan justo lo que queríamos ver. Podría decirse que The Expendables 2 triunfa en el terreno donde Snakes on a Plane fracasó. Escucharon (o mejor dicho, leyeron) lo que los fans publicaban en internet y tomaron lo que sabían que podía funcionar, además de estar conscientes de las reacciones y comentarios de la audiencia promedio. Es una fórmula similar a la utilizada en Rocky Balboa. Cada personaje y actor tienen su momento de brillar y definitivamente ver a Stallone, Willis y Schwarzenegger en una secuencia de acción es un deleite para todos los que crecimos en los 80's y 90's. Es inevitable emocionarse.

 The Expendables 2 es una experiencia bastante entretenida, siempre y cuando estés consciente de qué tipo de cinta vas a ver. No hay puntos complejos que analizar ni una historia con la cual identificarse, pero si una hora y media divertida, llena de nostalgia.