27 dic. 2010

Tron: Legacy es toda una experiencia (si leíste el comic y jugaste el juego, claro está)

Vengo de ver la tan esperada secuela de Tron. Ya había comentado antes en el blog que el soundtrack de Daft Punk era una verdadera joya y que me daba miedo la posibilidad de que le quedase grande a la película. Desafortunadamente, eso es exactamente lo que ocurrió. Siendo sinceros, la primera cinta no tiene una historia muy impresionante que digamos, ya que su mayor mérito fueron los efectos especiales, bastante avanzados para 1982. Tron es una película de culto la cual, a pesar de tener un fanbase bastante extenso a nivel mundial, no es tan conocida por la audiencia general. Ante esto, buscaron un punto medio en el cual pudieran atraer tanto a los fans como al resto de la gente. La decisión de meter a Daft Punk aseguraba el interés de las generaciones que no habían visto la cinta original y el 3D la asistencia de las personas que se creyeron el discruso mercadológico de "el cine en 3D es mejor". ¿Y los fans? Presencia durante 3 años consecutivos en la Comic Con, precuelas en comic y videojuego y una gran cantidad de guiños a la primer película.
¿Qué resultó de todo esto? El soundtrack de Daft Punk es una fregonería y en cines suena carente de toda madre. El 3D está decente, pero no ofrece absolutamente nada para mejorar la experiencia, aparte de que no toda la película está en ese formato, por lo cual intentan excusarse con un mensaje al inicio diciendo que "aunque se vea en 2D, no deben quitarse los lentes durante toda la proyección". Aunque tuvieron tanto tiempo para armar como era debido los efectos, la versión rejuvenecida de Kevin Flynn alias Clu se ve del carajo, demasiado falso. Muchos han salido en su defensa diciendo que se justifica esa apariencia dado que es un programa. Pero si lo vemos desde ese ángulo, ¿Qué no acaso deberían lucir asi el resto de los habitantes del Grid?

La película nunca logra agarrar sabor. Al inicio vas a la par de Sam viendo qué ocurrió en el mundo real tras la partida de Kevin Flynn, así como la presentación de lo que podría ser el villano de la secuela (si, es Cillian Murphy). Pero apenas entramos a The Grid, se pierde la narración tipo "pez fuera del agua" para convertirse en una serie de huecos en la trama, con lo cual los realizadores nos pintan dedo y nos dicen "Si no compraste el comic de Tron: Betrayal ni el videojuego Tron: Evolution, no vas a entender un chingo de cosas". Supongo que para los fans que le entraron a la experiencia multimedios la cinta fue de su agrado, pero ante la confusión del resto tenemos como resultado el bajón en la taquilla tras su primer semana.

Tron: Legacy queda como la película que no todos iban a alabar, tal y como muchos lo tenían en sus predicciones. Los efectos son bastante buenos, pero creo que lo único realmente memorable que posee es el soundtrack de Daft Punk.

No hay comentarios: