16 oct. 2012

Looper: Viendo que la combinación viajes en el tiempo/Bruce Willis sigue siendo efectiva.

 El año se acerca a su fin y es cuando nos llegamos a topar con algunas sorpresas. Hace bastante tiempo vi el primer trailer de esta cinta, donde veíamos a un Joseph Gordon-Levitt maquillado para parecer Bruce Willis. La premisa invitaba bastante: Asesinos que se encargan de matar a condenados del futuro. Pero, ¿qué pasaría si uno de esos condenados es tu yo del futuro? Ya en la cinta vemos que las cosas son más complicadas de lo que nos presentan en el trailer. Es así que nos adentramos en esta joya llamada Looper. A continuación van bastantes spoilers, así que lean con cautela

  Soy fanático de lo relacionado con viajes en el tiempo. Me gusta mucho leer acerca de las teorías existentes y he pasado horas de conversación acerca de cómo algunas cintas las ocupan con coherencia o el caos que muchos guionistas evaden con tal de ofrecer un buen guión. De Looper yo solamente me esperaba que fuese entretenida, jamás pensé que estuviese tan bien armada. Su inicio se siente bien a secas, conocemos al Joe joven y nos explica su universo y sus reglas. La historia va tomando más y más sabor a partir de que vemos cómo el Seth viejo va desapareciendo paso a paso, cambiando su pasado conforme avanza. 

 
Es aquí donde me es inevitable pensar acerca de las teorías de viaje en el tiempo que se manejan el Looper. Al inicio nos explican que dichos viajes están prohibidos porque se pueden hacer cambios que modifiquen el mundo del que proviene el viajero, limitándolo a matar Loopers y desaparecer sus cuerpos, actos que realmente no podrían provocar cambios extremos. El Joe viejo va teniendo cambios en su memoria al haber enfrentado a su versión joven, cambiando más y más el futuro de donde proviene. Se lo explica y hasta le dice que no entren en detalles. Se van generando cambios, pero las circunstancias que llevaron al viejo Joe a regresar en el tiempo siguen vigentes. El Rainmaker sigue existiendo.
 Más importante aún: sus orígenes son bastante similares. Este es uno de los significados del nombre de la cinta, donde vemos cómo se da prácticamente el mismo ciclo, con puntos fijos en las líneas temporales, cosas que de un modo u otro deben ocurrir, como dirían en Doctor Who. Sin embargo, con el contacto que llega a tener con el Rainmaker niño y la decisión final de quitarse la vida, Joe genera una paradoja. Sin un Rainmaker, los loopers no son devueltos para que sus versiones jóvenes los maten. De ese modo, el Joe viejo nunca hubiese llegado a desatar toda la secuencia de eventos, el ciclo se rompe, el Rainmaker ya no existe y crece sin trauma, los loopers ya no son devueltos y la mujer del Joe viejo se mantuvo con vida. El sacrificio de Joe recuerda al de Donnie Darko.

 Aparte de que ambas cintas tienen a Bruce Willis, es inevitable compararla con 12 Monkeys, particularmente con La Jetée, el cortometraje que la inspiró. En él un niño es testigo de su propia muerte como adulto. En Looper es un joven matando a su versión vieja. Es una película muy bien armada la cual llega a ser más accesible que 12 Monkeys (que esto no es algo en contra de 12 Monkeys, su complejidad es parte de su atractivo).

En cuanto a las actuaciones, Joseph Gordon-Levitt no solamente logra aprovechar la caracterización que le hacen, estudió lo suficiente a Willis como para hacerte creer que son el mismo personaje. No cae en la simple imitación. Willis cumple con lo suyo, luciendo nuecamente interesado en lo que está interpretando. Emily Blunt logra transmitir el pesar de su personaje y mención especial a Pierce Gagnon como Cid, el joven Rainmaker. 

 Looper es una excelente cinta de ciencia ficción, con buena trama, actuaciones y detalles que invitan a verla en más de una ocasión.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Deberías evitar detalles, como contar que el personaje se quita la vida. Estas matando las sorpresas, llegué acá porque me quedaron unas dudas luego de ver la película. Saludos.