21 abr. 2014

The Amazing Spider-Man 2: Cuando Marc Webb sigue sin saber qué historia contar.

 El reboot de Spider-Man prometía algo: relatarnos la historia jamás contada. Esta nueva versión con Marc Webb dirigiendo y Andrew Garfield interpretando a Spider-Man tuvo un inicio muy irregular, mostrando solamente una pequeña parte de la "historia jamás contada", así como personajes y sub-tramas. En mi caso, dejo pasar muchas cosas cuando se trata de la primera película de alguna saga. Ahí tienen chance de armar sus bases y presentarnos su universo, para ya tener todo bien medido y darnos una segunda parte que verdaderamente nos impacte. ¿The Amazing Spider-Man 2 aplica la explicación que acabo de dar? Entremos de lleno con la reseña y el caos que nos prepararon. Cuidado con los spoilers.

 Empecemos diciendo lo primero que solté mientras aparecían los créditos en la pantalla: Marc Webb sigue sin saber qué historia contar. Así de simple. Como lo comenté al inicio, se le da chance de hacer cuantos ajustes considere necesarios en su primera entrega, pero aquí ya no se vale. Ese desmadre de personajes, sub-tramas y relaciones co-dependientes que se hace llamar The Amazing Spider-Man 2 me dejó bien claro que fue un terrible error darle semejante proyecto a un director indie al cual le debemos una de las películas más insufribles de los últimos años. Para no perderme (tal y como le ocurrió a Webb) vamos punto por punto:

 La Historia Jamás Contada: Es bien sabido que la mayor influencia en la nueva versión de Spidey es el Universo Ultimate. En él, la creación de Spider-Man no fue un mero accidente y vemos que Oscorp va más allá de ser la compañía propiedad de la familia Osborn. Los avances de la primera parte mostraban a los padres de Peter y daban a entender que ellos tenían que ver con sus futuros poderes. Al final cortaron el 90% de esa trama, dejando muchísimos huecos, quedando todos los eventos como si hubiesen ocurrido por mera coincidencia.
 Aquí Webb intenta enmendar sus errores, retomando esa historia, mostrándonos desde el inicio el destino de los Parker. Si, se puso al corriente con lo que tenía que salir en la primera, pero a cambio vemos cómo se atrasa con lo que teníamos que ver en esta secuela. En el piso de la sala de edición quedaron escenas como la de Harry advirtiendo a Peter que Oscorp lleva años vigilándolo a él y a la tia May. Lo peor es que, al averiguar la conexión entre los Parker y Oscorp, era OBVIO para Norman, Harry y cuanto científico estuviese trabajando en los proyectos secretos que Peter Parker es Spider-Man. Tan obvio como fue para Ra's Al Ghul y Bane saber que Batman era Bruce Wayne. La "historia jamás contada" de nuevo se queda a medias, con un montón de preguntas al aire.

 A esto debemos sumarle que no sabe qué elementos tomar de las películas anteriores y qué hacer por su cuenta: El anuncio del nuevo traje para Spidey 2 mencionaba que era un "homenaje" al que utilizó Tobey Maguire en la trilogía de Sam Raimi, esto resultado de que a algunos no les gustó el que portó en la primera entrega. Con esto veíamos que Webb seguía con miedo y no se atrevía a aventarse, buscando de nuevo terreno seguro, "lo que si funcionó con los fans". Es por eso que este Spidey no termina de distanciarse de la interpretación pasada.

 La relación de Peter y Gwen: Este es el punto principal del cual se cuelgan los defensores de esta mentada visual. "Es que esa es la historia que quería contar, no entiendes que el centro de la película es ese", he leído esta excusa en más de una ocasión. Si, todo fan de Spider-Man sabe del peso que tiene Gwen Stacy en la vida de Peter Parker (a pesar de que luego lo arruinaron con su historia de que ella tuvo una aventura con Norman). El problema aquí es que, al ser Webb fanático de las relaciones co-dependientes, la historia se centra en todo el asunto de "Si, andamos/No, ya no andamos". Me gustó mucho el detalle de que el Capitán Stacy se le aparece constantemente, recordándole la promesa que no cumplió, pero todo lo demás es realmente insoportable. Tanto enfoque en esas caminatas por Nueva York y los lloriqueos de Peter dejan las secuencias de acción totalmente huecas, sin fondo alguno, ya que no da chance de desarrollar a los villanos. Lo que Webb nos presenta no es un Peter que ame a Gwen, sino un enfermo co-dependiente el cual está dispuesto a dejar Nueva York y a la tia May con tal de seguir con su relación on/off. Gracias a esto (y la pésima manera en la que fue abordado), el desenlace no funciona.

 El exceso de villanos y la pésima manera de manejarlos: Electro es de esos villanos que nadie toma en serio. Nunca ha sido una verdadera amenaza para Spidey, pero lo eligieron para esta secuela porque, de nuevo, fue de esas decisiones tomadas por Webb en sus momentos de "Si, voy a hacer mi propia versión". El problema fue que hizo de Electro una versión mucho más patética que la original. Para empezar, Max Dillon sufre de un caso mayor de Edward Nygma-itis que Aldrich Killian, obsesionándose con el héroe y buscando su aprobación. La cosa se pone peor. Webb hace que Electro tenga un detonante muy parecido al del Doc Ock en la trilogía de Raimi: Inventa un aparato patrocinado por Oscorp, no se le da el crédito merecido, un accidente lo transforma y utiliza dicho aparato para cobrar venganza. Las cosas que hacen único a Electro son grotescas: Que ess toda una prostituta de atención y la "música" que acompaña sus apariciones. "Ay, es que... la gente no me pela y Spidey si me recuerda pero no por nombre, por eso voy a destrozar Nueva York", la motivación más jodida que hemos tenido desde Venom. En cuanto a la "música", nunca se termina de entender si los estruendos de Dubstep son parte del soundtrack o si los genera Electro. A esto le agregamos la "profunda" letra que acompaña ese tema, la cual solamente empeora las cosas. Pésimo villano.

 Harry Osborn/Green Goblin era la oportunidad perfecta para darle la vuelta a las películas de Raimi y darnos una mejor versión del personaje. Muchos nunca estuvieron satisfechos con el "Power Ranger Goblin" y el "Paintball Goblin" de la trilogía pasada. En Amazing Spider-Man 2, su presentación es bastante buena, con su visita a un Norman Osborn que presenta rasgos del Ultimate Goblin. Esto combinado con el traje que incluye el glider podría haber creado un equilibrio entre el Goblin clásico y el Ultimate, pero ese no fue el caso, dándonos al final un Goblin que parece Beavis disfrazado de Grinch. Siendo Oscorp el responsable de la muerte de los Parker y del experimento que creó a Spider-Man, era mucho más necesario desarrollar la relación entre Peter y Harry. En las películas de Raimi vemos con lujo de detalle cómo su amistad se va degradando, mientras que en Spidey 2 lo podemos resumir con "Ah, hola, hace años que no nos vemos, oye, ¿me echas la mano con mi enfermedad? ¿No? Pues jódete, ahora serás mi enemigo y voy a matar a la rubia que es/no es tu novia". ¿Y su mayor motivación? De nuevo, sacada de las películas anteriores: Al igual que a Norman, a Harry lo corren de su propia empresa, por lo cual busca vengarse (aunque no sabe exactamente de qué). ¿Y Rhino? Ni siquiera vale la pena hablar en él.

 La muerte de Gwen: Carajo... ¿Por dónde empezar? Todo el caos que describí anteriormente intenta conectar con este momento. Gwen mencione en múltiples ocasiones que ella es quien toma sus propias decisiones, no él ni su difunto padre. Irse a Inglaterra era la salida perfecta para Peter, ya que de ese modo ella permanecería a salvo y él podría cumplir su promesa. Pero no, recordemos que este Peter no puede vivir sin andar de indeciso con Gwen, acosándola, siguiéndola a escondidas. Ok, lo alcanza y gracias a ella vence a Electro. Aquí podría haber terminado la película, pero con lo que sigue me imagino a Webb diciendo lo siguiente: "Ah... este... si, ya le ganó a Electro... ¿ya acabamos?... ¡Ah, no, falta lo del Goblin!... eh... que llegue el Goblin en joda y... eh... es que no establecimos un carajo de su personaje, eh... que se ria, cierto, el Goblin se rie... que use una de sus bombas... si, que se queje de que no le dio su sangre, es suficiente excusa para mi... y si, ya, que ella se muera". Acepto que la manera de caer de Gwen es impactante, pero toda esa secuencia estuvo pésimamente armada. Uno de los momentos más emblemáticos en la historia de los comics y Webb se encargó de arruinarlo, resultado de no saber quéy cómo contarlo. Un final totalmente anticlimático.

 ¿Le vi algo bueno a esta película? Si, no todo fue malo, afortunadamente. Lo curioso es que, lo que me dio mayor desconfianza, resultó ser lo mejor de todo el asunto: el nuevo traje. La primera imagen promocional nos mostraba un traje casi idéntico al del Raimiverse, alejándose del concepto que tanto me gustó de "es un traje el cual se nota que Peter hizo con sus propios medios". Para mi sorpresa, el resultado final es el balance perfecto entre el traje del comic y el live action. Se sigue viendo que es un traje que buen pudo haber sido armado por Peter. También se le aplaude a Andrew Garfield cuando interpreta a Spidey, ya que finalmente actúa tal y como debería. Es una lástima que dicha interpretación se pierda con todo lo demás.
 
 The Amazing Spider-Man 2 es el resultado de darle un gran personaje a un director amante de las comedias románticas y un estudio el cual solo se preocupa por explotarlo sin poseer siquiera un plan estructurado. Ya hay anunciadas otras 2 películas, además del stand-alone con los Sinister Six y otra con Venom, pero dejan ver que no tienen ni idea de lo que quieren, solo desean tener algo con qué competir. Habrás que rezar para que haya un milagro, haciendo que Marvel por fin tenga los derechos y veamos a Spidey combatir como parte de The Avengers.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajaja, Parece que te pagaron para poner criticas fuertes, lo malo es que a nadie le interesa que la pelicula no tuviera un plan estructurado porque la van a ver y va a ser taquillera. Por que? simplemente porque cumple la funcion de entretenerte. En lo unico que concuerdo contigo es en la parte romantica y solo porque a mi no me gusta. Pero la pelicula es buena supero la primera parte por mucho y tiene varios cosas originales que valen la pena verlas.

The Walrus dijo...

Hola anónimo, gracias por leer y comentar la reseña. No se trata realmente de hacer críticas fuertes, simplemente publico mi opinión respecto a cada película. Spider-Man me dio mucho material de dónde escribir. Desafortunadamente ese es el problema con muchas películas: le irá bien en taquilla aunque sea una pésima película. Spider-Man 3 es un insulto y le dio en la madre a esa versión, pero en taquilla le fue excelente. Para mi sorpresa he escuchado muchos comentarios negativos por parte de la audiencia promedio.
Si, posee varias cosas que estuvieron bien hechas, pero personalmente me quedo con la primera.