12 ene. 2015

Birdman o (La Manera Infalible de No Contar Nada y que Todos Te Aplaudan)


 Sé que en este caso soy parte de la minoría, pero empecemos. Durante un buen rato varias personas me insistieron en que Birdman de Alejando González Iñárritu era una increíble película. "Es que la crítica presentada ahí acerca de los actores que participan en las películas de comics está muy fuerte.", "Ni siquiera se nota que la hizo Iñárritu.", "Tienes que verla, la vas a adorar."; estas son algunas cosas que me dijeron. Vaya que estaban equivocados. Es hora de hablar acerca de este Oscar bait/vehículo del mame. Vienen los spoilers (aunque con trabajos hay una trama qué analizar).

 La película inicia con Michael Keaton flotando en su camerino. No hay explicación alguna del por qué y no la habrá, pero es interrumpido por el personaje de Zach Galifianakis, con quien de inmediato inicia un diálogo donde se toca el tema de los actores participando en cintas de superhéroes. Esto, sumado al poster de Birdman 3 en el camerino de Keaton, me hicieron pensar que si habría una buena crítica acerca del tema. Nada más alejado de la realidad. Lo que le sigue son un montón de escenas donde los personajes hablan de cualquier idiotez como si fuese algo muy interesante y profundo. Parecería que Iñárritu dijo: "Ok, pondré a los personajes diciendo pura pendejada que el 90% del tiempo no tiene nada que ver con la trama, a eso le agrego escenas 'fuertes' como 2 mujeres besándose de la nada o un intento de violación enfrente de una audiencia, a eso le sumamos carencia total de ritmo y listo, tendremos a millones jurando que es una obra de arte porque para ellos algo estéril y aburrido equivale a ser artístico y profundo".

 Al mostrar mi negativa he obtenido respuestas como "Es humor negro/Es una crítica a la sociedad moderna/Es que lo importante son las actuaciones, no la historia". Ninguna de esas razones me ha convencido. ¿Puntos a favor? Si, Michael Keaton trabaja muy bien con lo que le dieron y los efectos para dar la ilusión de que toda la película fue hecha en una sola toma también quedaron bastante bien. Fuera de eso, no encuentro por ningún lado las maravillas que hablan acerca de Birdman. 


 Esa supuesta crítica elaborada que hacen a las películas de comics resulta ridícula. El género ha ido creciendo bastante, al punto en el que grandes de la actuación como Robert Redford, Anthony Hopkins y Al Pacino han participado (o quieren participar) en este tipo de películas. ¿Acaso les quita algo el salir en este tipo de producciones? Para nada. El personaje de Keaton combate contra el clásico typecasting y es algo que hasta cierto grado le ocurrió en la vida real, aunque siento que este paralelo con la realidad le hubiese acomodado más a Adam West. En lugar de enforcarse en una serie de estupideces pretenciosas, el guión pudo haberse enfocado en todo el asunto de él dándose cuenta de que el modo de volver al ojo público era a través de algún stunt en las redes sociales y no presentando un regreso triunfal con una obra de teatro. Mostrar que en la actualidad vale más un sex tape o algún escándalo que el presentar un trabajo bien hecho. Esa idea se toca ligeramente hasta el final, con él corriendo en calzones por Times Square y su hija creándole una cuenta de Twitter. De haberse dado de este modo, estaríamos ante una película que valdría la pena verse en repetidas ocasiones, además de servir como referencia para futuras generaciones.

 Lo irónico/curioso de la película es cómo pertenece al otro extremo del mismo mal que tanto critica. Birdman finalmente se le aparece a Riggan e intenta convencerlo de dejarse de esforzar y darle a la gente lo que quiere. "Ya sabes, explosiones, acción, ellos lo van a consumir porque quieren escapar un rato de sus vidas, te lo van a apaludir.", le dice Birdman mientras vemos un ser gigante atacar Nueva York. Este asunto tiene cierto grado de verdad, no lo voy a negar. Esto sucede en especial con películas como Transformers o Fast & Furious. La ironía en Birdman es que es una película que va dirigida al otro lado, para las personas que van a mamasearse al cine en lugar de entretenerse. Parecería que Iñárritu empezó armando una buena película que, de un modo u otro, tenía un superhéroe, pero en eso se le apareció su Yo de 1999 y le dijo "¿Para qué entrarle al género de moda? Mejor vuelve a lo mismo, haz una película presuntuosa, con escenas polémicas pero sin razón de ser, vuelve a tu audiencia, aquellos que ven tus cintas para sentirse intelectuales y hablar durante horas acerca de elementos que ni siquiera pusiste. Puede que tú no entiendas lo que dirigiste, pero no hay problema, ellos tampoco." A eso le agregamos que el humor en este extremo es igual de adolescentoide que con las películas de Transformers. Quizá por eso tenemos al tipo disfrazado de Bumblebee.


 Birdman es una película diseñada exclusivamente para ganar premios y darle gusto a aquellos de "paladar exigente". Este blog está enfocado a las producciones geek, pero nunca he estado en contra de ver películas de otros géneros. Ver algo "serio" y analizarlo es uno de los tantos gustos que nos da el cine, pero creo que hay casos en los cuales la película te pide o apagar tu cerebro (como con Transformers) o subirte en un banquito y dártelas de intelectual (como en este caso).

2 comentarios:

AJGC dijo...

Nunca le he comprado su discurso y estilo de peliculas a Inarritu, como que quiere decir un mensaje, pero le gana el snobismo.

The Walrus dijo...

Hola AJGC, totalmente de acuerdo. A mis amigos que no entienden mi postura respecto a la películas les he dicho que vean el episodio de Scrotie Mcboogerballs de South Park. Ver a todo mundo decir maravillas de esta película me recuerda mucho a lo que sucede en ese episodio.