28 dic. 2011

Mission:Impossible Ghost Protocol nos quedó a deber bastante.


Estas vacaciones eran más que necesarias, así que las he estado aprovechando, por lo mismo apenas estoy subiendo la reseña de Mission:Impossible Ghost Protocol. ¿Y la broma de Día de los Inocentes? No sé, siento que ya no puede haber algo más retorcido, triste y cruel que grabarle más canciones a la putada auditiva conocida como los Vasquez Sounds, no hay broma que supere esa realidad. Mejor comentemos acerca de la última cinta de Ethan Hunt y su equipo. 
 La cinta pintaba bastante bien, la tercera entrega es mi favorita de la saga y ahora Brad Bird sería en encargado de dirigir. Me gustan bastante las cintas animadas que ha hecho, definitivamente logra meterle corazón a las historias y personajes. Entonces, ¿Cómo es que esta entrega quedó tan blanda? Empecemos por los personajes. Por mucho este es el peor equipo que ha tenido Ethan Hunt. 
Me emocioné bastante al saber que Josh Holloway estaría en la cinta, esperaba que su personaje fuese todo un badass el cual salvaría a Ethan Hunt en más de una ocasión. Que sorpresa más jodida fue ver que lo matan en los primeros 5 minutos de la cinta. Tenía cierta esperanza de que al menos tuviera cierto peso durante la cinta, al estilo del Comedian en Watchmen... pero no, solamente fue la razón por la cual el personaje de Paula Patton estuviese encabronada toda la cinta. "Yo quería con él", es lo único que nos dicen y se acabó. Simon Pegg pierde el encanto, parece como si ya tuviese un estilo específico para las cintas de Bad Robot. Jeremy Renner es el rostro al que nos estamos familiarizando, el próximo año lo veremos como Hawkeye en Avengers. Su personaje, William Brandt, es el que posee más historia y el que nos mantiene interesados. El único giro efectivo en la historia de Ethan Hunt está relacionado a él. El equipo que tiene ahora Hunt es pésimo, sí, se supone que no están bien organizados, pero en lugar de sentirse de ese modo y conectar con la audiencia desde el ángulo de "¿Lo lograrán?", se siente más como si no estuviese bien escrito, quedando todo confuso.

 En lo que respecta al villano... carajo... que mentada de madre. En M:I 3 tuvimos a Phillip Seymour Hoffman interpretando a Owen Davian, un excelente villano. Siempre se mantenía tranquilo, estaba totalmente seguro de lo que era capaz, no se dejaba sorprender y era directo, cumplía sus amenazas. En Ghost Protocol el villano supuestamente buscaba destruir la IMF, culpándolos de la destrucción del Kremlin y acabando con todo el equipo. Este tipo tendría que haber sido mucho peor que Davian, una fuerza vengativa que siempre estuviese a la par de Ethan Hunt. Desafortunadamente nos dieron un villano prácticamente inexistente. Kurt Hendricks es un estratega nuclear el cual planea iniciar un nuevo conflicto entre Estados Unidos y Rusia, pero realmente eso no se relaciona tanto con la fuerza a la que pertenece Hunt. Él y su equipo hacen lo posible por limpiar su nombre y vencer a Hendricks, pero, viéndolo en general, ésta es una razón bastante idiota como para desaparecer la IMF. Hubiese funcionado más que un ex-miembro de la Fuerza o un viejo rival de Hunt retornase para verdaderamente destruir la IMF junto con todos sus elementos. Aquí solo se siente que vemos grandes secuencias de acción sin una verdadera razón de ser.

 Ya que estamos con las secuencias, he de aceptar que son bastante buenas, principalmente la de la tormenta de arena. Esta es la razón principal por la cual vale la pena ver la cinta en IMAX.También está la secuencia del rascacielos, donde Tom Cruise realizó todo el trabajo. Hay que darle crédito por ello y supongo que en su grupo religioso muchos lo vieron como la "Gran Prueba de Fé en contra de Xenu" o algo así.

 Mission:Impossible Ghost Protocol es una cinta que no se merece en absoluto el éxito que ha obtenido, llega a entretener, pero carece de la emoción y personajes que hicieron memorable la tercera entrega.

No hay comentarios: