29 jul. 2014

Dawn of the Planet of the Apes: Una secuela digna de Caesar.


  En el 2011, la franquicia de Planet of the Apes tuvo un resurgimiento después del pésimo intento de reboot por parte de Tim Burton. Andy Serkis se consagró como un experto en el performance capture interpretando a Caesar y se le dio inicio a la posibilidad de expander el universo de los simios. Tardó bastante tiempo, pero finalmente tenemos la continuación de esta historia. Hora de los spoilers.

 La película inicia 10 años despues de Rise, con una serie de audios e imágenes que nos explican qué sucedió después de que los simios se fueron al bosque. La población humana disminuyó considerablemente y la guerra entre especies es cuestión de tiempo. A diferencia de las cintas anteriores, el panorama se muestra más realista, con una evolución bastante creíble por parte de los simios. Caesar esperaba vivir una utopía con su especie, creyendo que las intrigas y traiciones solamente estaban reservadas para los humanos. Koba se vuelve un ser manipulador, dispuesto a asesinar a Caesar y sacrificar a varios de su especie con tal de vengarse de los humanos, además de hacer dudar a más de un simio respecto a sus creencias y lealtad. Para el desagrado de Caesar, los simios no son nada diferentes a los humanos, destinados a separarse al diferir en sus ideologías. El mensaje que se transmite al final es que siempre existirán los conflictos entre diferentes grupos, pero esto no hace que todos los pertenecientes al bando contrario sean malos.


El camino de Caesar en El Planeta de los Simios: Confrontación culmina con esa revelación, pero también logra confirmar que todavía existen personas como Will, el personaje de James Franco. Deja de generalizar y, gracias a eso, él y su esposa permanecen con vida. Es por eso que el regreso a su antigua casa es de las mejores partes de la película, ya que esto lo lleva a replantear su postura con respecto a los seres humanos. Es por eso que el uso del marco de su ventana como símbolo resulta ser bastante importante.

 Creo que las únicas quejas que tengo con respecto a la película es que desperdician terriblemente a Gary Oldman. Le dan mucho más con qué trabajar en RoboCop que en esta cinta. Entiendo que el "giro" de algún modo es ver que es Koba y no Dreyfus es quien inicia la guerra, pero no existe suficiente trasfondo como para entender (e incluso justificar) la postura de Dreyfus. No logran mantenernos en la incógnita de quién será el primero en atacar. Otro error enorme es que Malcolm se dirige a Caesar por su nombre, cuando en ningún momento lo menciona. El origen del virus sigue siendo un misterio, así que no hay manera de justificarlo con "Es que Caesar es famoso".

 Dawn of the Planet of the Apes es una excelente secuela que logra superar a su predecesora. La excelente actuación de Andy Serkis nos hace ver que se pueden utilizar los avances tecnológicos sin perder la escencia humana.