5 nov. 2009

Memory Lane 3. Fight Club: A 10 años de saber que su nombre es Robert Paulson.

Si bien no recuerdo exactamente la fecha del estreno de Fight Club en México, confiaré en IMDB ya que indica que fue un 5 de noviembre, fecha ideal para cambiar vidas. Adaptación de la novela de Chuck Palahniuk y dirigida por David Fincher -quien nos dio Se7en-, Fight Club es de esas películas que ha marcado generaciones, previniendo a muchas de la mierda que la sociedad espera que hagamos tan pronto terminasen sus estudios y a otros para que despertasen y vieran que aún estaban a tiempo de salirse de la hipnosis del mundo.

Una protesta contra sociedad de consumo, si bien no llega a tener un discurso de preparatoriano de "La Coca Cola es mala" como vimos en la pendejada de ¿Y tu cuánto cuestas? de Olallo Rubio, nos hace ver que los productos y servicios los podemos utilizar pero que sin duda no son verdaderamente necesarios, lo que hace a una persona es lo que trae por dentro y que nuestra lucha es espiritual. Es bastante curioso ver que muchos de estos mensajes nos los da una de las estrellas de Hollywood más conocidas, la ironía es evidente cuando Brad Pitt nos dice con disgusto "Crecímos con la TV que nos hizo creer que algún día seríamos millonarios, dioses del cine o estellas de rock... pero no lo seremos".

También está presente ese mensaje de volver a un estado primitivo y agarrarse a golpes con extraños, darle gusto a la testosterona. Posiblemente la razón por la cual a muchos les gusta esta película, pero creo que las lecturas que se le puedan dar más allá de eso es lo que cuenta y es lo que hace de Fight Club una película que ya se ha ganado su lugar. Una de las lecturas más peculiares y bastante espeluznante debido a la cantidad de coincidencias es que Fight Club muestra el futuro de Calvin y Hobbes. Esto lo leí hace unos años y afortunadamente el análisis sigue en la red, para checarlo den click aquí.

El soundtrack corrió a cargo de los Dust Brothers y, aparte de que es básico tenerlo en la colección, a 10 años de su salida todavía lo escuchamos en anuncios y programas televisivos, sin olvidar el tema de los Pixies que por alguna razón no aparece en el disco: Where is my mind.

La filosofía de Fight Club sigue y seguirá vigente, desafortunadamente el mundo muestra pocas ganas de cambiar y no estar tan jodido, pero podemos andar en él siempre y cuando recordemos que nos somos nuestros jodidos khakis, que no debemos intentar controlar todo y que, si esta es nuestra primera noche en el Club de la Pelea... debemos pelear.





No hay comentarios: