23 ago. 2010

The Expendables: Testosterona aderezada con nostalgia.

Si, me tardé una semana en comentar al respecto, pero apenas el viernes pasado tuve chance de ver The Expendables. Para iniciar, es bastante incoherente y pendejo el nombre que le dieron en nuestro país, nos tienen acostumbrados a salir con títulos bastante estúpidos, pero en este caso si raya en lo imbécil, es como si a Lost le pusieran "Encontrados" o si a Inglorious Basterds le pusieran "Primogénitos Triunfadores". El caso es que la película ha sido todo un éxito y este reside en la nostalgia total.

Stallone hizo lo posible por reunir a estrellas de los 80 y algunas de películas no tan viejas, tales son los casos como Statham o Li y no faltaron los que se pusieron de reinas y decidieron no participar tales como Wesley Snipes, Steven Segal y Van Damme. Ahora después de su estreno, ellos rezan para que se haga una secuela la cual, si bien podría resultar entretenida, lo veo poco probable.

Stallone logra transmitir la vibra de las clásicas películas ochenteras con las que muchos de nosotros crecimos y creo que esta idea es la que debemos tener en nuestras mentes al ingresar a las salas cinematográficas. Los actores que conocemos están ahí soltando one-liners que mamones y demostrando cuál de ellos es el mejor, la cantidad obsena de armas y explosiones también, los muertos sin rostro llegan a carretadas, uno de ellos muestra la relación que tiene con una chica la cual no aporta un carajo a la trama y en especial tenemos a un pueblo que sufre de opresión y en el que hablan pésimo español a pesar de la gran cantidad de latinos viviendo allá como para tener de menos bien escrito su diálogo.

Es encabronante que estemos ante el segundo año consecutivo en el cual nos joden una sorpresa de la película en uno de sus avances y que además coincide en que está relacionada con Arnold Schwarzenegger. A pesar de que éste último ha demostrado ser todo un bastardo con los latinos, es inevitable sonreir cuando aparece junto a sus amigos Stallone y Bruce Willis, remontándonos a los inicios de los 90 cuando eran nombres bastante pesados y tenían la famosa cadena de restaurantes Planet Hollywood. Es bueno saber que ninguno de los 2 se puso de mamón, digo, Arnie sólo estuvo unas hora en el set pero lo vale por completo.

Creo que Stallone supo equilibrar las cosas y darle a cada uno de sus colegas el momento para brillar. Creo que Mickey Rourke sale menos tiempo que en Iron Man 2 pero lo aprovecharon mucho más, sirviendo una de sus escenas para hacer que avance la trama. A diferencia de esto, las escenas de Charisma Carpenter realmente no le ofrecen nada a la historia, pero queda más como extra en el festival de la testosterona que es Expendables, reafirmando el personaje de Statham la imagen de "yo soy el tipo rudo y tú no puedes valerte por sí sola, me necesitas".

Sin más, esta película vale la pena para pasar el rato y sentir nostalgia. La película invita más a ver los trabajos por los cuales se hicieron famosos los actores que asistir de nuevo al cine para darnos otra vuelta con Sly y sus amigos. The Expendables es una película para recordar los buenos tiempos en los cuales la trama era lo de menos y lo importante estaba en frases memorables y secuencias de acción.

No hay comentarios: