7 ago. 2011

Super 8: Cuando Abrams jugó a ser Spielberg y no le salió.


Finalmente Super 8 llegó a las pantallas de cine de nuestro país -y un screener en la red cortesía de Howard Stern- y, si bien no la esperaba con ansias, no creí que el resultado fuese tan flojo. JJ Abrams es de los directores que crecieron con las películas de Steven Spielberg y George Lucas, es por eso que la influencia de ambos directores es palpable en sus trabajos. Sin embargo, JJ decidió hacer un proyecto en el cual dicho gusto e influencia pasaría a otro nivel. Con la bendición de Steven Spielberg, Abrams empezó a trabajar en una película la cual intentaría capturar todo el estilo ochentero de Spielberg. Su idea era crear una película tan memorable como E.T. o Close Encounters. Con el primer trailer, Abrams quiso emular el impacto que tuvo la campaña publicitaria de Cloverfield, pero sin obtener el mismo resultado.

Al saber la naturaleza del proyecto, personalmente solo le daba dos opciones: O daba en el clavo dándonos una película digna de los buenos tiempos de Spielberg o simplemente estaríamos ante un intento, una calca mal hecha. El resultado fue diferente a esas opciones. Creo que la mejor manera de definir Super 8 es como una figura de cera: Se parece bastante al original, tiene muchos detalles bien cuidados, pero al final no tiene vida. Super 8 es artificial, posee muchos elementos de las cintas de Spielberg cuidados hasta el último detalle. El cuarto del protagonista y el comedor del vecino recuerdan mucho a la casa de Elliot en E.T., la relación conflictiva entre padre e hijo está presente con 2 personajes, el gobierno en contra de los ciudadanos y en particular los jóvenes también... pero esa vibra, esa calidez que poseen las cintas de Spielberg está prácticamente ausente. La sensación es más de "hagamos todo al pie de la letra para que quede lo más parecida a una película de Spielberg", cuando lo correcto hubiese sido "tomemos los elementos que tanto nos gustan de esas películas y veamos cuáles entran en la historia".

¿Qué tenemos como firma de JJ Abrams? ¿Qué nos hace saber que la película es suya? El regreso de los lens flares y un monstruo el cual parece ser el primo de Clovie. Con Star Trek se justificó diciendo que los flares eran para plasmar lo brillante que era el futuro, pero aquí no tienen razón de ser. Hasta parecería que se está auto-parodiando. Ese toque que JJ posee para humanizar a sus personajes está totalmente ausente, vemos los conflictos que tienen, pero en ningún momento logramos conectar con ninguno.

En cuanto al extraterrestre... carajo, el jodido extraterrestre. El punto que termina de joder la película e invita a dejarla perderse en el olvido. Al inicio se presenta como un ser incomprendido, cuya inteligencia era ignorada por los militares y el cual solamente quería volver a su planeta. El profesor te vende la idea de que es una criatura bondadosa y por eso intenta rescatarla. Mientras aprendemos ésto, el ser ha estado robando diferentes objetos del pueblo, además de estar secuestrando personas. Parece que tendría un plan y que las cosas no son como parecen.
¿Qué ocurre? El alienigena tiene capturados a varios humanos sin razón alguna, simplemente están colgados en su escondite, mientras que la máquina está casi completa. ¿Cómo un ser tan enorme pudo meterse en las casas y robarse los hornos o quitarle las piezas a los autos sin dejar rastro? La explicación que me esperaba -y que hubiese sido mucho más coherente- era que, al tener contacto con el ser, los habitantes del pueblo lo comprendían y decidían ayudarlo para construir su nave. Cuando toma preso al electricista, esa era la idea que me había transmitido. Se supone que el ser era inteligente y bueno... ¿pero de repente llega y ataca a gente inocente? De haberse limitado a los militares, no habría problema alguno.

Super 8 es un proyecto fallido, un intento por capturar la magia ya ni siquiera Spielberg posee. Es sorprendente ver que, sin buscar copiar la fórmula, Paul logra ser un homenaje mucho más sincero a Spielberg.




No hay comentarios: