28 may. 2012

El Final de House M.D.: Eligiendo la única opción correcta.


Ha llegado el momento de hablar acerca del final de una de las series con un gran número de seguidores, muchos intentando emular la manera de ser del protagonista y algunos otros identificándose y sabiendo que no es tan sencillo vivir como él. A continuación van muchos spoilers, especialmente del final de la serie, así que están advertidos.

 House M.D. es la serie que llevó a Hugh Laurie a la fama mundial. En Inglaterra es bastante conocido, pero en el resto del mundo uno que otro lo identificaba como el papá de Stuart Little (madre de Dios). Cuando hizo su audición, Laurie creyó que House sería el mejor amigo del protagonista de la serie, nunca se imaginó que un personaje con esa actitud podría ser el principal. Sin embargo, House mantenía la vieja fórmula conocida como "el monstruo de la semana", aquel problema que tenían que resolver mientras el resto de las subtramas se iban desarrollando. ¿Duró más de lo que tenía que durar? Si, definitivamente. La serie nunca fue perfecta, tuvo su gran cantidad de altibajos, como todo el proceso en el cual cambió de equipo. Bien lo dije cuando se estrenó la sexta temporada, podría haberse desarrollado por completo en el psiquiátrico y esto le hubiese dado nueva vida a la serie.
 Durante la octava temporada los productores decidieron que era momento de terminar la serie y creo que fue una excelente decisión. La gran pregunta era: ¿Cómo terminaría? ¿El personaje principal moriría junto con la serie? House ya se encontraba muy dañado y con las manos casi vacías. Solamente se mantenía su constante: Wilson. Es por eso que decidieron arrebatárselo. Bien sabemos que, entre más exitosa y más larga es una serie, más difícil es darle gusto a los fans con el cierre.

 El episodio final llega a ser extraño. De nueva cuenta nos topamos con un House analizando la situación en su mente, con personajes vivos y muertos entablando algún diálogo con él. Verlo con Kutner en una habitación y que debajo de ella hay fuego nos hace pensar que House se encuentra en el purgatorio. Se maneja la idea de que, como muchos pensaban, House iba a morir al final. Hasta el título del episodio nos lo hacía ver. Everybody Dies (Todos mueren). El diálogo interno fue excelente excusa para traer de regreso a algunos personajes muertos, como Amber y Kutner, pero, ¿Cómo aparecerían los demás? House utiliza muchos de sus trucos para convencer a Wilson que siguiera la quimioterapia y, detrás de todo esto, vemos cómo es que realmente no es una mala persona, simplemente tiene el cerebro conectado de otro modo.

 Si a algo me recordó el diálogo interno que tiene y sobre todo el final del mismo, es al final de Neon Genesis Evangelion (al final de la serie, no las películas). Al igual que Shinji, House confronta sus demonios y le es presentado un universo alterno en el cual puede tener la vida a la cual muchas veces le ha huído y/o se le ha negado. Se da cuenta que, si bien no puede tener esa vida, puede cambiar algunas cosas para vivir mejor.
Por un instante iba a mentar madres y a lanzar cosas contra la televisión. Wilson y Foreman llegan al edificio en llamas, ven a House, se pierde entre las llamas y todo explota. No era posible que tuviesen una conclusión tan floja. Debía haber alguna explicación. Afortunadamente, los escritores fueron fieles a la idea inicial detrás de House e hicieron el tributo obligado a su influencia principal: Sherlock Holmes. En El Problema Final (The Final Problem) y sus adaptaciones más recientes (Sherlock Holmes: A Game of Shadows y Sherlock: The Reichenbach Fall), Sherlock decide fingir su muerte con tal de proteger a su amigo John Watson. Aquí House realiza algo muy similar, haciéndose el muerto para no ir a prisión y pasar junto con Wilson sus últimos 5 meses de vida. No se me ocurre una mejor manera de terminar la serie. El tributo a Holmes era obligado.

 House M.D. es una serie que realmente nos impactó a muchos, siendo en parte el inicio de la tendencia de personajes sumamente inteligentes pero insoportables los cuales capturaban a la audiencia. Debemos agradecer por esas 8 temporadas y saber que siempre tendremos las repeticiones para ver de nuevo al buen Gregory House.

No hay comentarios: