31 ago. 2015

Ted 2: Cuando Seth MacFarlane aprende de sus errores.


 El salto de Seth MacFarlane a la pantalla grande me recuerda mucho a Neill Blomkamp. Ambos iniciaron con una película que sorprendió a todos pero su segundo proyecto fue tan malo que todos perdieron el interés en lo que nos presentaría después. Muchos odiaron Ted 2 porque es lo que la crítica les dijo que tenían que hacer. Chappie recibió pésimas reseñas las cuales no se merecía y todo gracias a sitios como Rotten Tomatoes. Ted 2 sufrió el mismo cruel destino. ¿Ted 2 es tan mala como la crítica nos quiere hacer creer? Empecemos con los spoilers.

 Lo primero que noté al ver la película fue que MacFarlane ha ido aprendiendo a hacer películas, modificando su manera de contar chistes para que no parezca que estamos viendo un episodio de Family Guy de 2 horas. El humor es 100% suyo, pero ahora los chistes fluyen junto con la historia. En la primera parte todo estaba dividido en sketches, pero aquí todo es parte de una sola historia. Los cameos están muy bien aprovechados, en especial el de Liam Neeson, quien demuestra que puede actuar cualquier cosa y darle un extremo toque de seriedad, muy al estilo de Leslie Nielsen. La cobertura del juicio de Ted está bien armada, incluso el pésimo elenco actual de SNL sale a relucir.

 La historia rima con la película pasada pero sin caer en ser una copia vil. Aplica la frase de Bob Gale: "La gente quiere la misma película... pero diferente". Es una lástima que Mila Kunis no estuviese disponible para repetir su papel, pero su ausencia le da cierto realismo a la historia, diciéndonos que su personaje volvió a fastidiar a John Bennett queriéndolo cambiar en alguien que no es. Amanda Seyfried toma su lugar como Samantha, el nuevo interés amoroso de John y abogada de Ted. Ella logra sustituir a Mila Kunis y además funciona mucho mejor como pareja de John. 

 Todo el tema de qué es lo que debe tener un individuo para considerarlo un ser vivo está bien planteado. Es un tema que me sorprendió ver dentro de una comedia. Este tema lo hemos visto en I, Robot, Blade Runner o Ex Machina. En este caso no estamos ante un ser que fue creado con inteligencia artificial, aquí el aspecto científico es sustituído por la fantasía. Sin embargo, la pregunta que se plantea funciona exactamente igual. Ted es considerado una persona porque sus características personales van más allá de su aspecto o actos, aunque esto choca con varias inconsistencias que vienen desde la película anterior. Ted se queja de que no puede tener sexo, pero entonces, ¿cómo es que puede comer o fumar marihuana cuando no posee ningún órgano interno? El no debería ser capaz de realizar ninguna otra actividad fisiológica. Con esto el plan de Donny pierde todo sentido. Él desea averiguar qué es lo que hace de Ted un ser único... abriéndolo como rana de laboratorio. Recordemos que en la película pasada él partió a ted en 2 y con esto lo "mató". Su plan no tiene sentido alguno, es como si hubiera olvidado los evento de la película anterior, pero al menos lo compensa bailando nuevamente al ritmo de Tifanny.

 Ted 2 nos ofrece justo lo que esperamos de una secuela. Después de la pésima A Million Ways to Die on the West, MacFarlane decide volver a un terreno conocido para aplicar lo que ha aprendido en el medio cinematográfico. 

1 comentario:

Soy Sofia Maror dijo...

Es buena no lo niego pero ya una tercera parte es un exceso. Ted no es de las películas que necesitan grandes análisis ya que es una historia simple que busca hacer reír y punto. Entretenimiento y muchas risas con humor ácido a partes iguales, para disfrutarla con los amigos en un ambiente relajado. Ted 2, la película es divertida, arrogante, irreverente, lo que a muchos ha matado de risa con ese humor tan ácido y negro que lo ha caracterizado desde la primera entrega. Hayas visto o no la primera parte de las aventuras de este peculiar oso, es casi seguro que disfrutarás esta segunda entrega.