24 ene. 2011

The Green Hornet: Para cuando no haya absolutamente nada más que ver.

Como resultado de una peligrosa combinación de ocio y morbo, vi este fin de semana The Green Hornet. Nunca fui fan del personaje, siempre pensé que era un intento de aprovechar el éxito de la serie de Batman protagonizada por el excelente Adam West. Lo más rescatable del personaje era el tema que ahora varias generaciones lo relacionan más con Kill Bill, al igual que la máscara perteneciente a Kato.

El proyecto estuvo en manos de Kevin Smith, pero aceptó que le provocaba demasiada hueva filmar secuencias de acción, por lo cual su guión se convirtió en un comic y Seth Rogen se encargó de mantener vivo el proyecto. Michel Gondry aceptó dirigir la cinta ante la sorpresa de sus fans, asi que generaba cierta curiosidad ver cómo encajaría el estilo visual en una película de acción. El otro punto que llamó la atención fue que Christoph Waltz interpretaría al villano. De cualquier modo, la aparición de Seth Rogen como el protagonista nunca terminó de encajar y en la película esto se ve constantemente.

En la película se llega a aceptar que, por muy bien escrito que pudiese estar el personaje de Brit Reid/Green Hornet, el simple hecho de que fuese interpretado por Seth Rogen lo jodería por completo. Lo peor es que ni siquiera estamos ante un caso donde toda la audiencia lo relacione con personajes hilarantes, sino que se queda estancado en el "¿Ese tipo por qué? Siempre sale en papeles cagados, no se la creo", casos en los que actores como Jim Carrey y Robin Williams han salido victoriosos, mostrando facetas completamente distintas. Aquí todos estaban tan conscientes de lo pinche que era tener a Seth Rogen como héroe de acción que decidieron hacerlo a un lado y darle todo lo fregón a Jay Chou, quien le da vida a Kato. Todo lo que vale la pena de Green Hornet lo hace o fabrica Kato, mientras el pobre Brit se convierte en un espejo del asno que lo interpreta, solo que con unos kilos menos. Creo que valdría más la pena un spin-off de Kato que uno de War Machine.

En cuanto a Christoph Waltz, los que lo conocimos por Inglourious Basterds esperabamos ver qué nos tenía preparado en The Green Hornet y hace un trabajo decente con lo que le dieron, aunque no fuese mucho. Su villano nunca termina de ser o chistoso o malo, mucho menos conseguir una dualidad en la cual sea una amenaza pero con un toque hilarante. Cameron Diaz nos prueba que ya no está para andar interpretando a la damisela en peligro/interés amoroso y que ya es momento de que le toquen papeles de milf/cougar.

The Green Hornet es una película que entretiene, siempre y cuando no esperes absolutamente nada de ella. Que la estrenen durante ésta temporada fue la decisión correcta, ya que ante las pocas opciones que hay, ésta de menos cumple con su finalidad básica de hacernos pasar el rato.

No hay comentarios: