15 abr. 2011

Mentadas Visuales 5: China prohibe programas con viajes en el tiempo.

Ya es raro que vea la televisión, lo que llego a ver es descargado de internet. Ésta sección normalmente la uso para hablar acerca de verdaderos insultos en la programación actual y, a pesar de que hay muchos, son pocos los que me orillan a escribir. Aunque hay cosas que si me incitan a mentarles su madre (hace poco supe de la exitencia de una mamada llamada Los Escritorzuelos, un caso de mediocridad extrema), ésta ocasión el insulto viene por parte de los chinos. El 31 de marzo, la Administración de Radio, Cine y Televisión dijo que los programas televisivos con personajes que viajan en el tiempo "carecen de pensamientos positivos y significado". Otras de las quejas que se le agregan son "creación de mitos, tramas monstruosas y raras, uso de tácticas absurdas y promoción de feudalismo, superstición, fatalismo y reencarnación".

El gobierno chino es conocido por censurar lo que se les antoja, pero creo que en ésta ocasión se la mamaron de una manera épica. ¿En qué chingados les afecta si una serie utiliza los viajes en el tiempo para su trama? Las posibilidades son bastante amplias, las charlas acerca de las diferentes teorias siempre son bastante efectivas y es muy común que los escritores armen sus propias reglas a favor de la historia que desean contar. El problema para los chinos reside en que algunas de las historias que se cuentan en sus programas muestran a personajes interactuando con figuras históricas y generando cambios en eventos importantes. ¿Qué daño puede generar esto? Ninguno. Es como si se hiciera un programa similar en México, donde un personaje viaja a los días de la Independencia y conoce a héroes patrios como Miguel Hidalgo. En este caso el protagonista podría darse cuenta que Miguel Hidalgo no es como lo describen en los libros, pero puede ser el detonante para que se den las cosas que lleven al Grito de Dolores. El viaje del protagonista puede ser una paradoja de predestinación, en la cual él modificó cosas en los personajes que llevaron a los hechos que todos conocemos. Los escritores también podrían basarse en los documentos no oficiales donde nuestros héroes patrios no salen muy bien librados, pero al final del día estaríamos ante un producto de la ficción.

No hay peligro de que la gente cambie su manera de pensar o que la juventud "esté aprendiendo mal su historia por un programa de televisión". ¿Alguien piensa que fueron los blancos quienes inventaron el rock and roll por haber visto a Marty McFly tocar Johnny B. Goode? En absoluto, creo que la audiencia promedio, aunque no muy exigente, sabe diferenciar entre ficción y realidad.

El caso es que la decisión se tomó, hay quien dice que es por un programa llamado Palace, el cual es muy popular y se transmite en una cadena que es rival de China Central Television, la principal del país de oriente. De cualquier modo creo que sería mejor prohibir la clásica pinche historia de las novelas o mejor aún, las telenovelas juveniles en las cuales millones de chamaquitos/as pendejos/as llegan a basar sus vidas, convirtiéndose en copias de modelos huecos, superficiales y consumistas que solo sirven para llenar los conciertos de la bandita del momento. En programas que tocan el viaje en el tiempo, de menos queda algún dato, alguna enseñanza que pueda servirles. Hasta puede generar curiosidad en muchos televidentes, iniciando con esto las ganas de investigar acerca del personaje o evento histórico.

Por el momento solo nos queda agradecer que no tenemos ese tipo de problemas con series como Fringe, así que podemos seguir viendo ese universo alterno donde John F. Kennedy no fue asesinado y donde el World Trade Center sigue de pie.

Fuente: NY Times

No hay comentarios: