4 ene. 2013

Cloud Atlas: Excelente Sci-Fi para analizar y disfrutar.


 Inicio oficialmente el 2013 con la reseña de una cinta que se estrenó a finales del año pasado (al menos en nuestro país): Cloud Atlas. Tuve la oportunidad de asistir a la función de prensa, pero definitivamente se necesita verla más de una ocasión para poder hablar con mayor fundamento acerca de esta cinta. Cloud Atlas es una novela del 2004 escrita por el autor David Mitchell. El libro llegó a manos de los hermanos Wachowski gracias a Natalie Portman, quien lo leyó y se los recomendó durante la filmación de V For Vendetta. A la dirección se les sumó Tom Tykwer, quien dirigió Run Lola Run y Perfume, así que de entrada el proyecto estaba en buenas manos.

 La primera impresión que tuve al ver el trailer de 6 minutos fue: "Esta película va a dividir, unos la amarán y otros saldrán echando pestes de ella". Vaya que no estaba equivocado. Definitivamente no es una cinta para cualquier persona, se necesita tener ciertos conocimientos para poder entenderle y así apreciar las diferentes capas que ofrece. He de aceptar que al inicio cuesta trabajo adaptarse al formato, pero poco a poco nos acostumbramos y nos ubicamos en cada una de las historias.
 El mensaje principal es "Todo está conectado", explorando cómo nuestras acciones generan consecuencias aún caundo ya ni siquiera estamos en este mundo, además de cómo usando temas como la reencarnación y el karma, vamos pagando por nuestras malas acciones y somos premiados por los actos positivos que hicimos en vidas anteriores. A partir de esto, iremos entendiendo los saltos entre historias y cómo todas ellas están relacionadas. Es bastante interesante ver las conexiones, ya que esto es una de las realidades del ser humano. Basta con ver qué inspiró a personas importantes en la historia para realizar los actos por los cuales son recordados o voltear y ver nuestra propia vida, analizando cómo nos han marcado actos pequeños o meras creencias y cómo hemos influenciado a personas que ni siquiera conocemos.

 Es obvio que los directores decidieron utilizar a los mismos actores para actuar las diferentes secuencias con la finalidad de no perdernos tan fácilmente entre las historias, sabiendo qué personajes se volvían a encontrar en diferentes vidas o por qué reaccionaban de algún modo en particular a pesar de no haberse conocido en esa vida. A esto le podemos sumar la gran cualidad de los Wachowski de meter gran cantidad de detalles en sus películas y esto funciona perfectamente con Cloud Atlas. Hay detalles que uno no capta hasta la segunda o tercera vez que la vemos, como la marca de nacimiento que comparten varios personajes, que el autor de la novela que está leyendo Cavendish es el niño que ayudó a Luisa Rey en los 70 o cómo un personaje sufre años después la misma muerte que su pareja. Definitivamente es una cinta que vale la pena ver en más de una ocasión para apreciar los detalles y las interpretaciones que nos ofrece.
 Estamos ante buen Sci-Fi, cuyos mensajes recuerdan a lo ocurrido con casos como el clásico Blade Runner, que hasta estos días inspira análisis y ensayos.

 Cloud Atlas es una película que va más allá del entretenimiento. Está bien ver cintas para pasar un buen rato, pero también vale la pena ver otras que son para analizar y comentar. Si son personas que les gusta leer acerca de temas filosóficos y/o religiosos, esta película les agradará, pero si son de aquellos que se sienten iluminados porque tienen un par de libros de Paulo Coelho y creen que escuchar las frases de Toño Esquinca por las mañanas los hace mejores personas, absténganse.