26 dic. 2013

Doctor Who: The Time of the Doctor. Adiós, Matt. Bienvenido, Peter.


  Para un fan de Doctor Who, siempre es difícil pasar por alguna de las regeneraciones. Algunos entran en duelo, otros de inmediato aceptan el cambio. Para mi es un caso especial ya que Matt Smith fue mi primer Doctor, fue con quien conocí la serie y me convertí en fan hace unos años. Su llegada a la serie no fue bien recibida por todos, hay whovians que abandonaron después de la partida de David Tennant. ¿Qué hace ese muchacho encarnando al Doctor? Para su sorpresa, Matt Smith logró hacer su propia versión del personaje, ganándose a muchos fans y haciendo de esta una despedida bastante agridulce. La red está llena de millones de opiniones acerca de The Time of the Doctor y esta es una escrita por alguien que se tuvo que despedir de su primer Doctor. Empecemos con los spoilers y algo de tributo para el buen raggedy man.

 Era muy difícil presentar algo más impactante que The Day of the Doctor, yo tenía bien claro este pensamiento. The Day of the Doctor fue el climax de las celebraciones del 50 aniversario y The Time of the Doctor serviría como un cierre en más de un sentido. Aquí es donde Moffat tenía que cumplirle al Onceavo Doctor y resolver muchas incógnitas. Ahora sabemos con mayor claridad el origen de la grieta que lo inició todo, así como quiénes estaban detrás de la explosión de la TARDIS y la creación de River Song. Para nuestra fortuna (y enojo de los haters), Steven Moffat cumplió en la mayoría de los misterios que lleva arrastrando por años. Moffat tenía todo planeado desde el inicio (hasta la despedida de Amy), dándonos un material bien armado como The Eleventh Hour, Blink o A Christmas Carol. Por supuesto quedaron algunas cosas al aire, sin olvidar los clásicos debates relacionados a los viajes en el tiempo. Si Trenzalore dejó de ser la tumba del Doctor, ¿Entonces Clara ya no entró en el flujo temporal del Doctor, dejando de existir todas sus versiones? Supongo que podemos irnos por el camino fácil y respondernos que todo es algo Wibbly-Wobbly, Timey-Wimey.
 
 En lo que respecta a la historia, tiene sus puntos buenos y malos. La llegada a Christmas, su decisión de quedarse y el tiempo transcurrido pasan demasiado rápido, además de que no acabamos de ver con claridad la formación de la Iglesia del Silencio. Sin embargo, es claro que Moffat se apoyó de The Day of the Doctor para que se pudiera dar el cierre y no se sintiera todo tan comprimido. Tenemos la aparición de gran parte de los villanos, pero con enfoque especial a los más emblemáticos de la Era de Matt Smith: Daleks, Weeping Angels y Silents. Lo mejor fue ver que tuvimos de regreso a los Daleks voladores, un diseño que definitivamente debería explotarse más en futuras historias.

Si hablamos de las regeneraciones, Steven Moffat logró explicarlo y hacerlo de un modo casi lógico. Digo "casi" ya que no sé cómo es que los Time Lords pueden dar ciclos nuevos de regeneraciones. Los Time Lords están en deuda con el Doctor, así que se entiende que le ofrezcan un nuevo ciclo. Entiendo el por qué, pero no el cómo.  El ciclo se cumplió por la aparición del War Doctor (eliminando mi teoría de hace meses en la cual yo decía que no contaba por ser una regeneración forzada) y con la no-regeneración que vimos en Journey's End. Hasta ahora era considerada una regeneración parcial, pero ahora ya vimos que si contó como tal ya que "el Décimo tenía problemas de vanidad, por lo cual conservó la misma apariencia". Esto conecta con lo que dice en ese episodio: "¿Por qué querría cambiar? Véanme". Moffat, trolleando al Décimo hasta el final. 
 
 Pasemos a lo más importante del episodio: The Fall of the Eleventh (La caída del Onceavo). Su regeneración es más fuerte que la de Tennant, agregándole a esto un efecto estilo Potter, con la energía "chorreando". No solo se regenera, sino que también aprovecha para destruir la nave de los Daleks los cuales, después de los eventos de este especial, no solo recuerdan de nuevo al Doctor, sino que también tienen más información que antes con respecto a este.
 
Ya dentro de la TARDIS, tenemos la despedida. Sin querer quitarle su mérito ni importancia, siento que esta despedida es mucho más emotiva que la de David Tennant. Quizá lo vea así porque, como dije al inicio, Matt Smith fue mi primer Doctor. Clara se ha ido ganando su lugar, ofreciéndonos momentos bastante emotivos entre ella y el Doctor, pero el final le da su momento a Amy Pond, La Acompañante del Onceavo. A pesar de que les fue pasando de todo a ella y Rory (el cual está en el club de "Me muero a cada rato" junto con Krillin), es su inicio, su introducción a la historia, lo que la hace tan especial. Es un personaje que ha estado relacionada al Doctor casi toda su vida. Bastó un encuentro en su infancia para mantener al Doctor en su vida. Fue con Amy que los recién iniciados en la serie conocimos al Doctor y el universo que habita. Verla tener un último momento con su querido raggedy man (hombre andrajoso) nos hace olvidar el final forzado que tuvo en The Angels Take Manhattan. Creo que ella tiene una relación más profunda y emblemática que la que tuvieron Rose y el Décimo. Aquí vemos que Karen Gillan tomó la decisión correcta al decir que su personaje no debía regresar a cada rato como pasó con Rose, para no perder el impacto de su despedida. Si, regresó de último momento, pero de un modo perfecto. 

 Las palabras de Matt Smith son perfectas, ofreciendo junto con ellas una de sus mejores actuaciones en la serie. Siento que van por la misma línea de lo que vimos durante su encuentro con Tom Baker al final de The Day of the Doctor. Por un lado tenemos al personaje hablando, pero por otro, lo que está diciendo también aplica con el actor. "Todos cambiamos. Si lo piensas, somos personas diferentes a lo largo de nuestras vidas. Y eso está bien, es bueno, debes seguirte moviendo, siempre y cuando recuerdes a todas las personas que solías ser. No olvidaré una sola línea de esto. Ni un solo día. Lo juro. Siempre recordaré cuando yo era el Doctor." Seguido de sus palabras y la despedida de Amy, el Doctor se quita su corbata. Esto nos dice muchas cosas. No más corbatas, adiós a la prenda que lo caracterizaba, es hora de un cambio. En este momento, la corbata alcanza el mismo nivel que la bufanda del Cuarto Doctor. Su despedida duele, pero sin duda alguna Steven Moffat, Matt Smith, Jenna Coleman y Karen Gillan lograron darnos uno de los mejores momentos de toda la serie. 
 
 Ahora, para terminar, hablemos de la llegada de Peter Capaldi. Al igual que con la regeneración de Smith a Tennant, aquí no nos dejan un momento para estar en duelo. Capaldi aparece repentinamente, con su mirada característica y empieza a descubrir su nueva apariencia. Lo curioso es que vemos que, sabe que se están estrellando, pero no recuerda cómo pilotear la TARDIS. Como siempre, no vemos a detalle cómo será este nuevo Doctor. Se dice que Peter Capaldi se inspirará en Tom Baker, pero yo estoy seguro que nos dará un Doctor realmente único. Estamos hablando de un actor que lleva toda su vida fantaseando con ser el personaje. Hay fans (particularmente fangirls) que están furiosas de que lo eligieron, pero el cambio se justifica en la historia en más de un modo. Si nos vamos a los eventos de The Day of the Doctor, vemos que la apariencia joven del Noveno, Décimo y Onceavo se debe a que no pueden con el peso de las acciones del War Doctor. Al final del especial, El Doctor finalmente está en paz con sus acciones, por lo cual ya no trata de huirle. Ahora, al ser un nuevo ciclo de regeneraciones, tenemos a un actor de 55 años para iniciarlo, la misma edad que tenía William Hartnell cuando inició la serie en 1963. Dudo mucho que estas decisiones hayan sido tomadas a la ligera.
 
 The Time of the Doctor es un final emotivo y justo para el Doctor que interpretó Matt Smith. Steven Moffat nos recordó por qué la serie está en sus manos y Matt Smith nos ofreció una de sus mejores actuaciones. Ahora a esperar qué nos tiene preparado Peter Capaldi.