4 ago. 2014

Guardians of the Galaxy: Ni la maravilla que dicen (ni el desastre que esperaba).


Marvel ha ido apostando poco a poco por personajes e historias que no son tan conocidas por el público en general. Ahora que ya vivimos en un mundo donde la mayoría identifica qué es un arc reactor, qué es el Bifrost y qué es SHIELD, pasamos a un nivel poco conocido incluso por los geeks. Mis amistades saben que no le tenía nada de fe a este proyecto, pensando que no sería nada atractivo para la gente, además de posiblemente resultar en una pésima adaptación. Incluso podía darse un caso estilo John Carter (y aquí es donde veo cierta injusticia), haciendo que Disney pudiese dudar acerca del MCU. ¿El mapache logró ganarme? Es hora de los spoilers.

 Si hay algo qué reconocerle a Marvel es que han ido expandiendo correctamente su universo cinematográfico. Bien lo dijo Aldrich Killian en Iron Man 3: Una vez que el tipo del martillo cayó del cielo, las cosas dejaron de ser sutiles. Lo mejor es ver que los estrenos de este año fueron en extremos diferentes y, sin embargo, no chocaron o se sienten ajenos. Captain America 2 presenta un tono más realista (con agentes congelados y bases flotantes, pero se entiende el punto), mientras que Guardians nos lleva de la mano de Peter Quill a otros planetas. Ahora vemos que el tejido conectivo ha cambiado: antes era el Agente Coulson, ahora son las Gemas del Infinito. De un modo y otro, estas gemas han ido apareciendo y han sido utilizadas de diferentes modos. Sin embargo, es en Guardians donde finalmente nos explican qué son y quién está detrás de ellas. El problema será ver cómo explican que Odin tiene el guantelete en su bóveda. Tal vez en Thor 3 nos muestren a Loki (haciéndose pasar por Odin) devolviéndoselo para así formar algún tipo de alianza.

 Creo que mi principal problema con Guardians era la manera en la que manejaron la publicidad. Siento que se fueron por la fórmula de "prepárense porque ahora viene un grupo muy especial, el cual es super irreverente, no siguen las reglas y pondrán tu mundo de cabeza". Esa manera horrenda de vender es clásica de los estudios, especialmente cuando se trata de series infantiles. Es por eso que yo juraba que Rocket Racoon sería el Poochie del Marvel Cinematic Universe. Poco ayudó que todas las reseñas que salieron antes del estreno la adoraban, atreviéndose incluso a llamarla "La mejor película de Marvel". Poseía el beneficio de la duda, pero dudaba que fuera a cumplir, en especial el mapache. Afortunadamente me equivoqué, pero también quienes la cubrieron de gloria y la consideran perfecta.

 Guardians presenta una historia enfocada en conocer a cada miembro del equipo y las razones por las que llegan a unirse. Ronan, el villano, tiene su respectivo tiempo en pantalla, pero presenta la gran falla que de la mayoría de las películas del MCU: un villano poco desarrollado que nunca demuestra ser una verdadera amenaza. Al igual que Red Skull y Malekith, Ronan es el villano porque la historia necesita uno, no tanto porque realmente deba estar ahí. La fortaleza detrás de Loki y Winter Soldier es que son villanos cercanos a los protagonistas, conocemos qué los unía y qué fue lo que los separó. En Guardians intentan crear esto explicando que Ronan asesinó a la familia de Drax, pero no logran que nosotros como audiencia conectémos con el personaje. Thanos, por su parte, se mantiene como una amenaza que todavía no muestra su verdadero poder. Si hacemos una comparación con Star Wars, Thanos es el Emperador, moviendo los hilos entre las sombras. Karen Gillan como Nebula hizo un buen papel con lo que le dieron, además de que luce sorpresivamente bien sin cabello y piel azul. Como whovian, agradezco verla de nuevo en pantalla.

  Aprovechemos la mención a Star Wars para comentar los tributos a las películas de los 70's y 80's. Star-Lord posee momentos que recuerdan a Indiana Jones (incluso hace mención a El Arca de la Alianza) y Han Solo, como cuando roba el orb o logra convencer a Yondu de que los ayude a derrotar a Ronan. Habrá quienes vean a Rocket y Groot como C-3PO y R2D2, sin embargo siento que se acercan mucho más a Han y Chewbacca. Lo mejor es que el mapache logró hacer que me tragara mis palabras, siendo un personaje bien armado, quizá el mejor desarrollado de toda la película. Entendemos con claridad por qué es tan violento y nos desmorona cuando llora por el sacrificio de su amigo. Bradley Cooper y Sean Gunn lograron armar a un gran personaje. Retiro mi queja: Rocket Racoon NO es Poochie (aunque Howard the Duck puede llegar a serlo).

 A pesar de llevar años viviendo en el espacio, Peter Quill sigue presentando elementos que lo hacen tener la clásica historia de "pez fuera del agua", con expresiones y referencias terrestres que el resto de los personajes no entienden. Aquí es donde se acerca a John Carter, película que no supieron vender y que realmente no es tan diferente a Guardians. Lo mejor fue que utilizaron el soundtrack para ubicar de dónde viene Peter Quill y además darle ese sabor clásico, quitándole el factor de envejecimiento a la cinta, a diferencia del asqueroso dubstep que suena durante The Amazing Spider-Man 2. El Awesome Mix Vol. 1 de Peter Quill es de esos soundtracks que vale la pena tener. Mención especial a Cherry Bomb durante la escena de los preparativos para la batalla final. 

 Guardians of the Galaxy es una película entretenida la cual expande aún más al MCU. Difiero con la gente que la considera excelente, pero acepto que Star-Lord y su equipo lograron agradarme, en especial Rocket. Ahora a esperar Avengers: Age of Ultron y ver si su versión de los mutantes logra encajar.