12 jun. 2015

Jurassic World: El parque abre sus puertas con la secuela que se merece.


 Recuerdo cuando Jurassic Park se estrenó en 1993. Esta película impactó a todos y causó un furor por los dinosaurios tal que creó nuevos paleontólogos. Tuve juguetes y artículos escolares basados en la cinta, pero en mi caso dicha fiebre no duró tanto tiempo. Sus secuelas no me provocaron interés alguno y la noticia de una cuarta parte no me emocionaba en lo más mínimo. No tengo esa nostalgia y cariño por aquel mítico parque. Como preparativo para Jurassic World, decidí ver de nuevo la película original. No la había visto desde que se estrenó en VHS. Teniendo fresca la aventura que lo inició todo, ¿Jurassic World logra hacerle justicia o termina estancada junto con las otras 2 secuelas? Empecemos con los spoilers.

 Creo que, si muchos clásicos hubiesen sido estrenados en los últimos años, estos habrían recibido una respuesta muy diferente. La audiencia es muy dispareja, criticando cosas en cintas actuales, mismas que aplauden y/o justifican en cintas de antaño. Un claro caso es el de Indiana Jones and the Crystal Skull, la cual fue atacada por miles de fans por presentar los mismos elementos que caracterizan a las películas anteriores, pero que defienden y aplauden en la pésima Indiana Jones and the Temple of Doom. Jurassic World logra un buen equilibrio entre los elementos nostálgicos que nos recuerdan a la primera película sin caer en el fanservice barato.


 Jurassic World se parece a Jurassic Park, pero en ningún momento es un remake. Tenemos un parque con dinosaurios, un grupo de personajes cuyo desarrollo es simple y un desastre causado por querer controlar a la naturaleza y por la codicia humana. He leído que a varios les ha parecido que los personajes no ofrecen absolutamente nada. Siento que esto es resultado de 22 años de amar y ver con cariño a Jurassic Park.
 Considerando que en este caso poseo una visión mucho más objetiva, he de decir que los personajes de Jurassic World están al mismo nivel que los de Jurassic Park. Poseen el mismo nivel de desarrollo. La relación entre Owen y Claire es muy parecida a la de Alan y Ellie, con uno de ellos enfocado en el trabajo y sin el menor interés de tener una relación y paternidad. Owen es una combinación de Alan e Ian, con conocimiento en dinosaurios, pero consciente de que son seres vivos y no se les puede controlar por completo, rechazando los planes de Claire y Vic. Zach y Gary son los Tim y Lex de esta entrega, cada uno con actitud juvenil, pero con conocimientos específicos en dinosaurios y tecnología/mecánica. Claire cumple con la mentalidad de Hammond de creer tener el control de todo, pero sin verdaderamente detenerse y ver las cosas con la atención que merecen. Simon Masrani complementa con la idea de "mientras haya dinero invertido, no hay de qué preocuparse". Vic es similar a Dennis, viendo cómo adaptar la situación a su propio beneficio, sin pensar en las consecuencias.

 A estos personajes le sumamos uno que actúa como la voz de la audiencia: Jake Johnson como Lowery Cruthers. En su lugar vemos figuras de dinosaurios, el libro escrito por Ian Malcolm y además porta una playera de Jurassic Park. Al igual que gran parte de la audiencia, el personaje recuerda las cosas positivas y negativas que han ocurrido en Isla Nublar, en lugar de simplemente no pensar en ello, como en el caso de Claire y de Masrani. Él nos presenta la crítica que realiza el director  Colin Trevorrow con respecto a la sociedad actual: Todos nuestros medios de entretenimiento ahora pertenecen a las corporaciones y esa idea de vender y cumplir con lo que la "audiencia quiere" lleva a crear monstruos incontrolables como lo es el Indominus Rex.


 Como ya dije, los guiños a la cinta original no caen en el fanservice, incluso algunos elementos aplican el "si parpadeas, te lo pierdes". Tenemos desde la reaparición del viejo centro de visitantes con el banner que tiró el T-Rex durante su pelea contra los raptores, a Mr. DNA en las pantallas del nuevo centro, al Dilophosaurus haciendo un excelente cameo, Claire llamando la atención del T-Rex del mismo modo que lo hizo Alan Grant, así como detalles sutiles que se explicaron en Jurassic Park, como la manera en la que los 3 raptores sobrevivientes acorralan a los protagonistas durante el tercer acto. Estoy seguro que hay más cosas y esta es una de las razones por las cuales vale la pena ver Jurassic World más de una vez.

 Pasemos a uno de los puntos los cuales llegaba a preocupar a la mayoría: ¿Cómo quedó el grupo de raptores? Afortunadamente quedaron muy bien. Personalmente es lo que más me gustó de la película. Tenía mis dudas al ver la escena de Owen en la motocicleta junto con sus raptores, pero lograron plantearlo de un excelente modo. En la novela de Michael Crichton, Wu menciona la posibilidad de crear raptores "domesticados". Esta idea estuvo en el guión de Jurassic World, pero decidieron descartarla. La relación de Owen con los raptores es muy especial, él les tiene cariño, pero está consciente de que son seres salvajes y en cualquier momento pueden atacarlo. Es similar a las personas que trabajan con leones o tigres. Lo mejor es que lograron hacer un excelente trabajo en las expresiones de los raptores, particularmente en Blue. Podemos entender bien su relación con Owen y ver el conflicto que le genera la aparición de un nuevo alfa. A momentos se me hizo como una versión para adolescentes y adultos de How to Train your Dragon 2.

 La pelea final es lo que vale la pura entrada en caso de que el resto de la película no te haya gustado. La aparición del T-Rex original (o Motherfucking T-Rex, en palabras del Nostalgia Critic) se justifica a la perfección. No solo sirve como una conexión directa a JP, sino que además recibe el apoyo de Blue y del Mosasaurus para acabar con la aberración llamada Indominous, el cual podría verse como el Cell de los dinosaurios. La pelea no solamente es espectacular, también es parte de la crítica del director, mostrando cómo las cosas originales y bien hechas siguen siendo más poderosos que las quimeras inventadas con la pura finalidad de vender y complacer.
 
 Jurassic World es la secuela correcta que tardó 22 años en llegar a las pantallas de cine. Cumpliendo con todos los elementos que regularmente posee una película veraniega, JW es una agradable sorpresa la cual invita a que la visites más de una vez.