20 jul. 2015

Ant-Man: La película de Marvel que nadie pidió (y que no aporta nada).

  Marvel no está en su mejor momento. Después de que en el 2014 nos ofrecieron 2 excelentes películas, ahora estamos ante 2 tropiezos bastante grandes. No han tenido el dominio de taquilla al que ya estaban acostumbrados. La realidad es que, fuera de Infinity War, no tienen idea de cómo organizar sus siguientes proyectos. Guardians fue toda una sorpresa y logró que me tragara mis palabras. Marvel logró hacer una buena película a partir de un comic que incluso pocos fans de Marvel ubican. La actitud de "somos Marvel, la gente consumirá todo lo que saquemos" estaba más presente que nunca. Desafortunadamente como lo comenté en la reseña de Age of Ultron, Marvel ya está en su zona de confort. Ant-Man de nuevo demuestra que ya tienen un molde con el cual hacen las cosas. Empecemos con los spoilers

 Para empezar, estamos ante uno de los personajes más ñoños de Marvel. Podrán darle un traje que luce bien, podrán poner a Michael Douglas como el Ant-Man original, pero al final del día es un tipo cuyo poder consiste en hacerse chiquito y poder hablar con las hormigas. Tan mala idea que incluso nos recuerda a aquel pésimo personaje de cierto "cómico" mexicano (aquí un video bien armado que hace referencia a esto). Marvel sabe que es un mal personaje y que no posee el peso o encanto de los otros que hemos conocido. Los posters con el escudo del Cap o el martillo de Thor, la mención de los Avengers en los spots... todo esto era un intento para convencernos de que Ant-Man es parte del mismo universo. Será un miembro fundador de los Avengers en los comics, pero lo único que ha llegado a aportar, la creación de Ultron, pasó a manos de Tony Stark. Siendo objetivos, el personaje ya no tiene razón de existir en el MCU. La realidad es que esta película no tiene nada que aportarle al MCU.


 Como dije al inicio, Marvel ocupa su molde y hace de Ant-Man una versión bastante tibia de Iron Man 1. Tenemos a un inventor el cual está relacionado con SHIELD, a rivales los cuales buscan hacerlo fracasar y a un empleado rencoroso el cual busca robarle un traje especial. Darren Cross es una versión barata de Obadiah Stane: Un tipo calvo, resentido con el dueño de la empresa, moviendo las cosas con tal de sacarlo del juego y queriendo conseguir el traje de Pym para darle un uso militar. El problema es que NUNCA logran darte el trasfondo necesario para comprenderlo. Con Stane desde el inicio comprendemos de dónde viene su odio por Stark a través de un montaje que nos explica la historia de Stark Industries. Aquí solamente tenemos un par de comentarios y a Cross haciéndole caras a Pym. Supongo que debemos entender todas las motivaciones del personaje cuando vemos su rayo el cual convierte a los seres vivos en moco de King Kong. La enorme mayoría de los villanos de Marvel son su punto débil y Cross no es la excepción, siendo una versión mal hecha de Iron Monger.

 Las conexiones que posee con el resto del MCU son muy irregulares. Ver la junta con Pym, Stark y Carter en un Triskelion en construcción. Esto quedó bien. Que la bodega de Stark ahora sea la nueva base de operaciones de los Avengers también quedó bien justificado. Incluso el periódico donde se cuestiona quién es el responsable del ataque en Sokovia es un buen detalle. ¿El resto de los elementos? Resultan muy forzados, incluso inconsistentes con lo demás. La mención a los Avengers por parte de Lang se siente gratuita, así como la reaparición de Hydra, quienes supuestamente habían sido derrotados milagrosamente al inicio de Age of Ultron. ¿La mención a Spider-Man? Pues resulta que fue mera coincidencia. Kevin Feige confirmó que esa "referencia" en realidad fue hecha pensando en decir algo genérico, nada específico. ¿La escena post-créditos? Sacada del material que se ha grabado hasta ahora de Civil War y que no se ha editado. Una escena que, sin contexto alguno, no crea expectativa alguna. ¿Por qué no están uniformados? ¿El Winter Soldier quiso sacar una lata de refresco y se atoró? 


 La experiencia no le ha enseñado a Marvel que los proyectos del MCU no necesariamente deben tener tantas conexiones entre sí. Guardians funcionó perfectamente sin necesidad de meter tantos elementos en común con las demás películas. Daredevil es otro buen ejemplo de cómo contar una historia sin tener que forzar las conexiones. En ella los protagonistas tienen que lidiar con las consecuencias de la Batalla de Nueva York, pero esto no limita la trama, como bien sucede en Agents of SHIELD. El incidente en las instalaciones de Pym y el combate final son razones suficientes como para que el nuevo SHIELD o uno de los Avengers investigue a Lang. No era necesario meter a Falcon.

 Al haber sido armada con molde, la película resulta tibia, carente de cualquier encanto. Es muy probable que Edgar Wright hubiese tenido un plan mucho mejor, incluso no dudo que lo único que sobrevivió de su guión sea el chiste de Baskin Robins y la manera en la que Luis cuenta las cosas. Si toda la película hubiese sido contada por él, tendríamos un producto muy entretenido. Paul Rudd no es mal actor y hace un buen trabajo con lo que le dan. Lo mismo con Michael Douglas y Evangeline Lilly. El problema aquí es que ninguno de los personajes posee alguna característica que los haga realmente especiales. Pym es el mentor, Hope es el personaje que duda del héroe pero eventualmente se pone de su lado y Lang es el héroe que aprende a ser responsable. Cumplen con sus papeles, pero no ofrecen algo más lo cual haga de Ant-Man una película especial. De nuevo, creo que el único personaje que nos da algo especial es Luis.


 Ant-Man es una muestra más de que Marvel no tiene nada planeado fuera de Infinity War. Agradezco el poder presenciar esta Era Heróica de Hollywood, pero que este personaje tenga su propia película es uno de sus puntos negativos. Si eras de aquellos niños raros que jugaban con juguetes de Playmobil o que veían los Thunderbirds mientras el resto veían Los Caballeros del Zodiaco, esta película es para tí.