4 jul. 2015

Terminator: Genisys. Cómo generar más problemas de los que quieres arreglar.


  Al igual que sucedió con Jurassic Park, la franquicia de Terminator tuvo una serie de tropiezos después del éxito de Terminator 2: Judgement Day. La historia siguió en comics y videojuegos, con la promesa de incluso ver en algún momento en pantalla un crossover con Robocop. Tuvimos la pésima Terminator 3, con una terrible historia la cual intentaba conectar con la audiencia realizando algunos ecos a Terminator 2. Tuvimos una serie bastante buena titulada The Sarah Connor Chronicles, pero los números de la audiencia no fueron suficientes y fue cancelada. Le siguió Terminator: Salvation, una película decente (sabiendo que su director es McG) la cual se vio afectada por la crítica hueca que ya es común en internet. Salvation fue mal recibida porque los "críticos" le dijeron a todo mundo que así debía de ser. Pasaron unos años y se decidió darle otra oportunidad a la franquicia, ahora con un Arnold Schwarzenegger libre de un puesto político. ¿Terminator: Génesis logra darle nueva vida al universo de los Connor o nuevamente estamos ante un intento fallido? Hora de los spoilers.

 El encargado de dirigir esta nueva entrega es Alan Taylor, al quien muchos ubican por Game of Thrones y Thor: The Dark World. El guión corrió a cargo de Laeta Kalogridis y Patrick Lussier, quienes tienen entre sus trabajos los guiones de Drácula 2000, Alexander y Shutter Island. Fuertemente influenciados por lo que realizó J.J. Abrams con Star Trek, Terminator: Genisys busca el darle nueva vida a la franquicia sin eliminar descaradamente las historias anteriores. Arnold funcionaría del mismo modo que Leonard Nimoy como Spock Prime, con el resto de los protagonistas portando nuevos rostros. Jai Courtney fue elegido para ser Kyle Reese, Emilia Clarke como Sarah Connor y Jason Clarke como John Connor. Es una pena ver que esos nuevos rostros fueron mala elección. A esto hay que agregarle que los encargados de la promoción de la película volvieron a cometer el mismo error con Salvation, quemándonos las sorpresas en los avances. 


 Lo primero que tenemos que aceptar con Terminator: Genisys es que los escritores no tienen idea alguna de cómo estructurar un guión. Ellos juran que el montón de incógnitas que dejan en Genisys tienen respuesta. Dicen saber quién mandó al Guardian a 1973, que el asesino de los padres de Sarah es el T-1000 que vemos al inicio o el cómo es que Kyle puede ver las 2 líneas temporales. La realidad es que, con o sin respuestas para algunas de estas preguntas, el guión es un desastre. La primera mitad de la película no es más que una especie de greatest hits donde solo tenemos a uno de los miembros originales de la banda. Tenemos secuencias sacadas de las primeras 2 películas, pero sin ofrecernos una historia, un por qué. Es válido poner elementos que rimen con entregas anteriores, pero la única condición es que tengan una razón de ser. Por ejemplo, Jurassic World logra hacerlo.

 Se supone que Genisys era el "gran regreso de Terminator", atacando abiertamente a las cintas que ya no dirigió James Cameron. El problema aquí es que los guionistas volvieron este universo aún más inconsistente. Desde que vemos a Connor salvando a un Kyle niño se nota la pintadota de dedo a Salvation (donde Anton Yelchin realiza un mejor Kyle, siendo obvio que estudió el trabajo de Michael Biehn), pero después de eso vemos un futuro que no encaja con nada de lo que hemos visto antes. No es el futuro que vemos en ninguna de las 4 películas anteriores. Parecería más un futuro donde se vieron influenciados por Ender's Game y Divergent. Se supone que esta es la secuela aprobada por James Cameron, pero en realidad estamos ante una oportunidad fallida por reconciliar todas las versiones que conocemos de Terminator.

 Hemos visto muchas versiones de John Connor, Kyle Reese y Sarah Connor, pero es en Genisys donde tenemos las peores. El John Connor de Jason Clarke carece de peso alguno, en ningún momento te inspira liderazgo, solamente lo vemos como un tipo bonachón el cual tiene a su alrededor soldados dispuestos a morir por él porque es un tipo buena onda. Michael Edwards solo aparece unos segundos como el personaje en T2, pero ese tiempo le basta para transmitirnos todo lo necesario. Nick Stahl no logra transmitirnos esto, pero al menos muestra una evolución. Christian Bale hizo un excelente trabajo con lo que le dieron en Salvation, donde aún no es el lider, pero vemos cómo se perfila para serlo, siendo una fuente de inspiración para todos los sobrevivientes.


Emilia Clarke es muy buena actriz, pero no posee lo necesario para interpretar a Sarah Connor. Lena Headey, su compañera en Game of Thrones, logró interpretar mucho mejor al personaje, canalizando la energía de Linda Hamilton, presentando una mujer fuerte, dispuesta a hacer sacrificios, pero con un enorme cariño por John y la humanidad. Emilia nunca logra inspirar absolutamente nada más allá de ternura. Viendo a detalle el universo donde existe esta versión de Sarah Connor, ella debería ser un punto medio entre la Sarah que vemos en T1 y la de T2: fuerte pero no tan abrasiva. Ella está permanentemente escondida (gracias a que el T-1000 anda suelto desde 1973, pero eso nunca nos lo explican, muchas pinches gracias), pero la presencia de Guardian/Pops aminora su soledad y desconfianza, alejándola de la Sarah recluída en un manicomio.

Jai Courtney como Kyle Reese es quizás la peor de las decisiones. No se parece en lo más mínimo, ni en el aspecto físico ni en la personalidad. Él se ofrece para viajar al pasado y rescatar a Sarah Connor, pero una vez que llega al pasado no hace otra cosa más que quejarse y ver feo a Guardian. A diferencia de los actores que ahora tenemos en Star Trek, a estos nuevos elementos de la franquicia no se las creemos ni por un segundo.

Matt Smith como el T-5000/Skynet. Como whovian, me duele mucho ver que desperdiciaran a Matt de este modo. Aparece menos de 10 minutos y es su personaje el cual pudiese haberle dado forma a Genisys e incluso ofrecernos una buena película. En una sesión de Preguntas y Respuestas con io9, los escritores explicaron que el T-5000 viene de otra línea temporal (se supone que deberíamos entender eso cuando dice "He venido desde muy lejos para detenerte") y que su llegada genera la creación de más líneas temporales. Ahora, si tan solo los escritores hubiesen decidido estructurar el guión en lugar de hacer tanto homenaje a las películas que tanto dicen amar (y que con su resultado final insultan), la personificación de Skynet podría haber tenido un monólogo en el cual explicase su origen y la existencia de diferentes líneas temporales, validando abiertamente a las películas anteriores, la serie televisiva, los comics, los videojuegos e incluso Wayne's World. Se supone que esta es la tirada de los guionistas, pero al no explicar nada, la audiencia se queda en ceros.

 J.K. Simmons como el Detective O'Brien era el complemento ideal para el T-5000 y también fue desperdiciado. Siendo un personaje el cual está consciente de la existencia de Sarah y Kyle, bien pudo haber funcionado como los ojos de la audiencia. Él debió aparecer más y hablar acerca de los eventos que todos conocemos, exponiendo los cambios temporales y haciendo las preguntas planteadas por la audencia. Simmons trabaja muy bien con lo poco que le dieron y siento que su personaje era pieza clave para armar un guión decente.


 Arnold Schwarzenegger como Guardian/Pops es de lo poco positivo en la película. La explicación de James Cameron con respecto cómo el tejido orgánico de los T-800 envejece fue bastante acertada. Los cambios de edad que presenta Arnold están muy bien logrados, es bueno ver que este efecto se ha ido perfeccionando en los últimos años. El T-800 que interpreta ahora es muy diferente a todos los anteriores. Hasta ahora nunca habíamos visto que uno de estos modelos pasara tanto tiempo con un humano, lo suficiente como para incluso tenerle cariño. Esto se siente muy fuera de lugar, pero quiero suponer (y me estoy viendo muy amable con los guionistas) que esto se debe a que el T-800 que ha cuidado de Sarah todos estos años viene de una línea temporal donde este modelo de Terminator posee inteligencia artificial. Sé que en T2 el T-800 funge como una figura paterna para John e incluso forman un vínculo, pero el T-800 de Genisys presenta acciones de un humano, como el tener colgados los dibujos e incluso decir que es "Su Sarah". Mención especial a que recuperaron el chiste de que él no puede sonreír, el cual podemos ver en la Skynet Edition de T2.


 Terminator: Genisys es un intento fallido por darle nueva vida a una franquicia que tiene millones de seguidores. Con un guión disperso y un cast mal elegido, Genisys irónicamente nos hace pensar acerca de una línea temporal alterna en la cual Brie Larson y Sebastian Stan interpretan a Sarah y a Kyle, con un guión bien armado. Si es que les dan luz verde para una secuela, espero que ésta ofrezca respuestas satisfactorias y no sea un:"¿Quién mandó al T-800? Pues digamos que fue... eh... Moe."

1 comentario:

Charles Schuss dijo...

gran explicación.. esperemos que las secuelas aclaren algo. de todas formas todo esto es relleno. sólo cuentan para mi la 1 y la 2.. lo demás ya ni interesa y sólo arruinan la historia